Nuevas recetas

La pizzería de Baltimore ofrece pizza gratis para los jerseys de Ray Rice

La pizzería de Baltimore ofrece pizza gratis para los jerseys de Ray Rice


Hersh’s Pizza and Drinks entregará pizza gratis a cualquiera que entregue su camiseta de Ray Rice.

La pizzería de Baltimore ofrece pizza gratis para los jerseys de Ray Rice

Ayer, el corredor Ray Rice fue suspendido indefinidamente de la NFL luego de que apareciera un video de seguridad de él cometiendo claramente un acto violento contra su esposa en un ascensor. Aunque muchos se rascan la cabeza ante la reacción tardía, hay más buenas noticias en el frente anti-Ray Rice: la pizzería local de Baltimore Hersh's Pizza and Drinks entregará pizza gratis a cualquiera que renuncie a su camiseta de Ray Rice. Para endulzar aún más el trato, Hersh's donará $2.70 a la organización contra la violencia doméstica House of Ruth por cada camiseta que reciben.

Entonces, si estás en Baltimore, ¡asegúrate de pasar por Hersh's! Si tienes dos camisetas de Rice, o estás sediento en lugar de tener antojos de pizza, la cercana No Idea Tavern entregará fichas de barra de $ 10 por cada camiseta que reciban, y también donará dinero a la misma organización.

¡Hersh's ha tuiteado que la respuesta hasta ahora ha sido tremenda!

Para conocer los últimos acontecimientos en el mundo de la comida y la bebida, visite nuestro Noticias de alimentos página.

Joanna Fantozzi es editora asociada de The Daily Meal. Síguela en Twitter @ JoannaFantozzi


Ray Rice en el exilio

Es una mañana de invierno muy fría en Baltimore y Ray Rice se levanta temprano para una sesión de entrenamiento. La nieve intensa durante la noche ha detenido el tráfico, por lo que Rice recorre carreteras resbaladizas para llegar a Sweat Performance, una caja de hormigón de un gimnasio con suelo de césped artificial y conductos expuestos en un parque industrial en las afueras de la ciudad.

Mientras la música pop resuena a través de un sistema de sonido metálico, Rice hace saltos de caja y burpees, tira de trineos y tira de cuerdas, con descansos mínimos, junto con su compañera de entrenamiento, Mary Clare "M.C." McFadden, un ex jugador del equipo nacional de Lacrosse de los Estados Unidos de 50 y tantos años que ahora es entrenador de fuerza en una universidad cercana. Cuando Rice se retrasa, McFadden ladra.

Curiosamente, no hay otros jugadores de fútbol a la vista.

En cambio, la clase de "campo de entrenamiento" de la mañana está llena de todo tipo de personas normales, algunas bastante en forma, otras menos. Aquí hay un jugador de bolos en tres ocasiones acostumbrado a las instalaciones de última generación de la NFL que le encantan a Katy Perry junto a abogados, amas de casa y al menos un abuelo. Y lo más extraño es lo normal que parece todo. En un momento, Rice se distrae entre los ejercicios, lo que ralentiza su esfuerzo. McFadden no aceptará nada de eso. Ella tira de su camisa. "¡Vamos, Ray!" grita, a solo centímetros de su rostro. "¡Atención!" El miembro más viejo de la clase, un abogado septuagenario con problemas de rodillas, hace una broma sobre la forma de Rice.

Si se pregunta dónde ha estado el paria más importante del mundo del deporte, la respuesta está aquí, en este gimnasio, en esta clase. Durante el otoño y el invierno, cuando no tenía trabajo de fútbol al que reportarse, esto era lo más parecido a un equipo que Ray Rice pudo encontrar. Venía a Sweat Performance todas las mañanas, y a veces dos veces al día, para ser una cara más entre el público del fitness.

“Este es el lugar que me sacó del caparazón”, dice Rice al final de la sesión. Sus compañeros del campo de entrenamiento suburbano pasan por allí cuando salen para despedirse de él. Uno le pregunta a Rice sobre un rumor de que se va de la ciudad para siempre. Rice asiente con la cabeza y chocan los puños mientras el tipo sale por la puerta arrastrando los pies silenciosamente. Es un pensamiento difícil para Rice, dejar la ciudad, porque estas son algunas de las primeras personas que vio cuando comenzó a salir de un exilio autoimpuesto el otoño pasado.

“Me dieron la oportunidad de ser yo mismo”, dice, mirando a otro lado. "Literalmente, este lugar me salvó la vida".

Probablemente no sientas simpatía por Ray Rice, y es difícil culparte, ya que estamos hablando de un jugador de fútbol profesional que golpeó a su entonces prometida con tanta fuerza en un ascensor en un casino de Atlantic City a principios de 2014 que la dejó inconsciente. . Todos lo hemos visto hacerlo también, cortesía de las imágenes de la cámara de vigilancia filtradas a TMZ por un empleado del hotel. Es imposible ver el video, que no tiene sonido, y no horrorizarse. Después de nivelar a Janay Palmer de un solo golpe, Rice espera tranquilamente a que se abran las puertas del ascensor, luego arrastra su cuerpo inerte a un pasillo, donde la acuesta. Parece cualquier cosa menos presa del pánico. Todo sucede de tal manera que uno pensaría que lo hacía con regularidad.

Una vez que ese metraje viajó por el mundo, el clamor fue inmediato e intenso. La NFL suspendió a Ray Rice durante toda la temporada y los Baltimore Ravens anularon su contrato. Rice se convirtió, de la noche a la mañana, en un símbolo global de la rabia masculina, el derecho a las celebridades y la brújula moral extremadamente rota de la NFL. Mucha gente se preguntó, con justicia, por supuesto, por qué no estaba en prisión. Y es muy posible que ningún equipo de la NFL lo vuelva a fichar, incluso si es perfectamente capaz de jugar.

Para muchos, incluyéndome a mí, fue aún más preocupante dado que se trataba de un hombre que había pasado los primeros 27 años de su vida armando una historia de vida impresionante. Había superado la adversidad personal (la pobreza, el asesinato de su padre) y las limitaciones físicas (es muy pequeño para ser un jugador de fútbol americano profesional) para convertirse en uno de los mejores corredores de la NFL. En Baltimore tenía una reputación de bondad y generosidad y era visto como empático y caritativo. Rice era una defensora de las personas sin hogar, una defensora incansable de la Fundación Make-A-Wish de Baltimore y una voz especialmente fuerte sobre el tema del ciberacoso. Miles de personas asistieron a sus campamentos de fútbol gratuitos para niños de bajos ingresos y con necesidades especiales. Y visitó la Casa de Ruth, un refugio para víctimas de abuso doméstico, varias veces. El trabajo de Rice en la comunidad estaba tan extendido que se acercó al alcalde de Baltimore. En 2012, fue elegido como la persona más caritativa de la ciudad.

Ya sea que crea que el episodio del ascensor fue un incidente extraño, que fue una única pérdida de control que ocurrió al final de una noche de consumo excesivo de alcohol (en la noche en cuestión, la pareja tomó vino en la cena y luego tequila después), o que Rice ha sido un monstruo todo el tiempo, el resultado es igualmente inquietante. Porque si Ray Rice realmente es el buen tipo que parece ser, ¿cómo podemos darle sentido a este acto inconcebible?

Si bien es cierto que el abuso doméstico es típicamente un patrón de comportamiento, ocurren lapsos catastróficos en el carácter. Y los jugadores de fútbol pueden tener mechas más cortas que el resto de nosotros. "Si toda tu vida estás entrenado para ser agresivo, otras cosas tienden a venir con eso", dice Jonathan Fader, un destacado psicólogo deportivo que trabaja con atletas profesionales (aunque no con Rice). "Su trabajo es ser agresivo".

Es una pregunta con la que luché antes de conocer a Rice. Lo admiraba desde sus días en la universidad, cuando era la humilde estrella de un equipo de Rutgers tremendamente exagerado, y disfrutaba viéndolo jugar los domingos en la NFL, cuando mi sobrino, al menos hasta septiembre pasado, lucía con orgullo su Rice morado. jersey los días de partido. Pero como todos los demás, había visto el video y mi opinión sobre él estaba patas arriba. Luego fui a visitarlo.

Lo primero que nota de Ray Rice en persona es su tamaño. Es sorprendentemente pequeño, compacto incluso y desarmador normal, lo que explica cómo puede fundirse tan fácilmente en una multitud de civiles de apariencia promedio. Habla suavemente y es juguetón: reduce la tensión de enfrentarse al primer periodista en meses al adelantarse a cualquier pretensión de nuestra reunión. “Necesitaba usar algo brillante”, dice, en referencia a un chándal chillón con detalles de neón. "He tenido suficiente oscuridad últimamente". Janay estaba allí y también su hija de 2 años, Rayven. Cuando le pregunto acerca de los zapatos de neón que Rice está atando, dice que está "probando unas Under Armour", y luego agrega, en voz baja, casi avergonzado: "Ya no soy un tipo de Nike".

Cuando llego a casa esa noche y le confieso a mi esposa que encuentro a Ray Rice agradable, que parece genuinamente agradable y que parece contrito, y que me resulta mucho más difícil verlo como un monstruo después de verlo en carne y hueso con su familia, en lugar de desplazarse en cinta, una imagen detrás de cabezas parlantes enojadas, ella me mira de reojo. Su respuesta: “Eso podría ser cierto. Creo en las segundas oportunidades. Pero los abusadores a menudo se muestran agradables y juran que sus crímenes son atípicos ".

Por supuesto, esa descripción también se aplica a Ray Rice.

"No me conocen", dice Rice sobre los críticos que nunca habían visto su nombre antes de que aparecieran las imágenes. "Puedes hablar con cualquier persona y no encontrarás una mancha en mi vida que no sea esta".

Rice no discutirá el incidente del ascensor en detalle, pero afirma inequívocamente que fue el único incidente de violencia doméstica en su relación. "¿Discutimos mi esposa y yo?" él dice. "¿Quién no está en desacuerdo con su pareja? Si [mi comportamiento a lo largo del tiempo] fuera tan serio, mi esposa no sería mi esposa. Ella se habría ido ". Sea cual sea la verdad, Rice dice que acepta que "los peores 30 segundos de mi vida" lo perseguirán para siempre y que el desprecio que se le ha acumulado por ello está justificado. “Me crucificaron públicamente y me lo merecía”, dice.

Ray Rice lo siente. Lo dirá incluso si no le preguntas al respecto. Como un niño de 12 pasos en una boda, Rice habla abiertamente de "mi incidente" o "mi terrible error" hasta el punto de que también puede usar un tablero de emparedado que diga: "Hola, mi nombre es Ray y golpeé a mi esposa . "

Al principio, asumí que solo estaba siguiendo un manual de manejo de crisis. Pero ese instinto fue fugaz. La verdad es que, después de varios días en compañía de Ray Rice, lo encontré creíble, y el hecho de que me sienta culpable por ello no tiene nada que ver con las dudas persistentes sobre su carácter. Es por esas horribles imágenes de noticiarios de él en el ascensor, el peso increíble del caso y la intensa presión social para odiar a Ray Rice a perpetuidad, o al menos mientras siga queriendo jugar al fútbol. No puedo evitar preguntarme: si su propia esposa puede perdonarlo, y el viejo abogado que lo ve en el gimnasio todos los días puede perdonarlo, si la madre consumada que entrena junto a él todos los jueves puede perdonarlo, ¿debería ser así? imposible para el resto de nosotros?

Después de prenderle fuego a su vida, Ray Rice tenía dos opciones. Podría esconderse, esconderse y desaparecer, una figura empañada que eventualmente se desvanecería o podría salir directamente a la vorágine y comenzar a rehabilitarse. Al principio, hizo lo primero. Durante días después de que el video se hiciera público, Rice ni siquiera salió del dormitorio de su mansión suburbana. Estaba revolcándose, un hombre destrozado que había perdido su trabajo, sus patrocinadores, su reputación, su orgullo y, con toda probabilidad, la carrera que lo había definido y lo había hecho muy rico. "Estaba al borde de ... no sabía si valía la pena vivir más", me dice después del campo de entrenamiento, su voz casi un susurro. "Veo por qué la gente se suicida". No sabría decir si Rice quiso decir que en realidad consideraba suicidarse, lo que era evidente era que al menos había llegado a un punto en el que la opción tenía algún sentido para él. "Me bajé", continúa. “Nadie sabe lo bajo que llegué. Cuando estás tan bajo, si no tienes a las personas adecuadas a tu alrededor, te darás por vencido ". Rice le da crédito a su esposa, que lo ha apoyado públicamente durante la crisis, y a su hija pequeña por sacarlo de este abismo emocional. "No podía renunciar a ellos", dice. "Las dos personas a las que les encanta mi lío están sentadas ahí, como, 'Está bien, ¿qué vamos a hacer ahora?'"

Rice también le da crédito a sus entrenadores, específicamente a dos de Sweat Performance que ayudaron a sacarlo de ese agujero. Uno de ellos es Courtney Greene, un profundo retirado de la NFL que ha sido amigo de Rice desde la infancia y que dirigía el campo de entrenamiento del jueves por la mañana. Él y Kyle Jakobe comenzaron a enviarle mensajes de texto a Rice inmediatamente después de que la cinta llegó a los medios, y cuando Rice los ignoró, se dirigieron a su casa. “Seguían preguntando: '¿Cuándo vamos a hacer ejercicio?'”, Dice Rice. “Yo estaba como, '¿Hacer ejercicio? ¿Para qué estamos trabajando? ¿No ves lo que está pasando? "

Al final, Greene y Jakobe persuadieron a Rice para que volviera al gimnasio después de las horas de trabajo, a veces hasta las 10 u 11 p.m. porque tenía miedo de ver a alguien. Lentamente, a medida que se sentía más cómodo, comenzó a entrar durante las horas más normales y se sorprendió al ver que no era despreciado universalmente. “Después de un tiempo, se volvió normal”, dice. “Creo que fue lo mejor, solo volver a ver el exterior. [Aquí] tenía más gente a mi favor que en mi contra ". Mira hacia el gimnasio, donde sus compañeros de clase se están enfriando. "Estas son las primeras personas con las que traté".

Mike Kimbell, el socio comercial de Jakobe, dice que casi todos en el gimnasio abrazaron a Rice de inmediato. David Kuryk, el abogado que lo había incitado antes en clase, respalda eso. "Todo el mundo aquí siente el dolor", dice. "Durante los momentos más oscuros, vino a hacer ejercicio y fue un apoyo para él".

Antes de la primera clase de Rice después del incidente, estaba claramente nervioso, recuerda Mary McFadden. Llamó al grupo y pidió hablar. “Dijo que lo único que sabía era que podía venir aquí y que nadie lo iba a juzgar”, dice.

Otra noche, Rice estaba en el gimnasio cuando una clase de jugadores de fútbol de la escuela secundaria local entró para hacer ejercicio con Jakobe. Rice preguntó si podía hablar con los niños antes de que comenzaran. Les habló sobre la responsabilidad y los errores de apropiación, y el impacto fue claro, me dice Jakobe. "Aquí está uno de los corredores más dinámicos de la historia, que cometió este error catastrófico, hablando con adolescentes en el período más vulnerable de sus vidas sobre cómo un error puede arruinar su vida".

Cuando Outside the Lines de ESPN publicó un largo y excelente tic-tac de la controversia en torno al caso de Rice, y la torpeza de la NFL en el asunto, informó que los ejecutivos de los Ravens habían tratado de mantener en secreto las imágenes del ascensor, la NFL no había investigado adecuadamente El incidente, y Rice había aclarado su comportamiento desde el principio; se citó a Jakobe en apoyo de su amigo. Los comentarios le dieron a él y a su gimnasio algunas críticas. "Estos no fueron necesariamente buenos reflejos sobre el negocio", dice. "No toda publicidad es buena publicidad". Aún así, no se arrepiente. “Fue genial verlo: aquí hay un tipo muy golpeado en los medios de comunicación y nuestra gente lo amaba. Estaba muy orgulloso de nuestro gimnasio por eso. Le dio estabilidad en una situación increíblemente inestable ".

Después de que Rice fuera expulsado de la NFL y acusado de agresión el año pasado, aceptó un trato que le permitió evitar el juicio. En cambio, entró en un "programa de distracción" de terapia y manejo de la ira con el acuerdo de que, si evitaba problemas durante un año, los cargos serían borrados de su historial en mayo. Rice era libre de suspender el tratamiento después de cumplir con los requisitos de la corte, pero no lo hizo. Después de ver a ese terapeuta semanalmente durante muchos meses, todavía lo visita de manera continua y dice que el proceso "me despojó de mi esencia". Sin lo que él llama el "paraguas" del fútbol, ​​que siempre lo cubría de sus problemas ("Siempre había una práctica a la que ir o un juego para el que prepararse"), Rice pudo hablar sobre su problemática infancia, lo que vio el asesinato de su padre cuando solo tenía un año y la pérdida de su adolescencia porque se vio obligado a ayudar a su madre soltera a criar y mantener a sus hermanos pequeños. “Salí de la terapia sintiéndome mejor, sintiéndome libre”, dice. "Eso no excusa mi error, pero creo que es una bendición disfrazada que me hayan quitado lo más destacado de mi vida".

En noviembre, un juez federal anuló la suspensión indefinida otorgada a Rice por la NFL, dictaminando que nunca mintió ni engañó a la NFL sobre sus acciones en Atlantic City, como había afirmado la liga. Y en marzo, Rice resolvió una demanda por despido injustificado con los informes de los Ravens que dicen que recibió $ 1.58 millones de su salario anual de $ 3.52 millones. A partir de ahora, Rice es elegible para regresar a la liga.

Si regresa, sabe que no será en Baltimore. Esa parte de su vida ya terminó.

Reclutado de Rutgers en la segunda ronda en 2008, Rice fue una estrella inmediata y el rostro de la franquicia de los Ravens. Llamó a su hija Rayven. En 2013, ganó un Super Bowl. Entonces, una de las cosas más difíciles para Rice ha sido aceptar el hecho de que la ciudad que llegó a amar tanto que incluso pasó sus temporadas bajas ya no iba a ser su hogar.

El nuevo hogar de Rice estará en Stamford, CT, a media hora en automóvil desde la casa de su infancia en New Rochelle, NY, donde su madre aún vive. Rice dice que si un equipo decide darle una oportunidad, no hará lo que hizo en Baltimore y establecerá raíces. "Voy a alquilar", me dice en Kinetic Sports Club, su nuevo gimnasio, en un área comercial de Pelham Manor, NY. "No quiero ese apego emocional de nuevo".

Mientras hablamos, se está preparando para entrenar con su nuevo entrenador, Jay Caldwell, un chico local que ha entrenado a muchos otros profesionales actuales y anteriores del área de Nueva York, incluidos Justin Tuck y Ahmad Bradshaw. Janay y Rayven también están con él aquí, y tan pronto como Rice cae sobre una tabla, su hija corre y se coloca debajo de él. "El entrenador Jay y yo tenemos que trabajar, cariño", dice Rice. "¿Papá puede ir a trabajar?"

Rayven, ahora de 2 años, probablemente no esté acostumbrada a que su padre trabaje. Durante el último año, ha estado en la casa más que en cualquier otro momento de su corta vida. Le preparó el desayuno. La llevó al zoológico. “La mejor parte de este año fue llevar a mi hija a la escuela”, dice Rice. "No puedo ser un padre a medio camino, que llega a casa y no tiene tiempo para ver Frozen o poner las ruedas de entrenamiento en su bicicleta".

Aún así, Rice dice que ha estado listo para salir al campo desde el otoño pasado. "Honestamente, me siento como si tuviera 25 años", dice entre ejercicios de velocidad. “No estoy perdonando estar fuera durante un año, especialmente en mi situación, pero este año libre fue como una fuente de juventud para mí. Era una forma de concentrarme en cosas que no había tenido la oportunidad de hacer, en términos de mi cuerpo, mi salud en general, mi capacidad mental y lo que quería hacer en el futuro ".

A diferencia de su trabajo anterior en el gimnasio, el enfoque de su nuevo entrenamiento ha sido más específico para los corredores. "Queremos que esté realmente listo para la agencia libre cuando llamen", dice Caldwell.

Rice dice que extrañará la camaradería de su familia Sweat Performance y la base que le dio, pero está deseando "volver a ejercitarme donde comencé, en mi ciudad natal". Planea complementar los viajes a Kinetic con entrenamientos en su antigua escuela secundaria. “También tengo algunos asuntos pendientes aquí en Nueva York”, dice.

En este día, Rice y Caldwell están haciendo ejercicio en una gran sala con piso de césped y una portería de fútbol contra una pared. Está vacío excepto por un tipo con la cabeza rapada que hace su propio entrenamiento furioso en una esquina trasera. Cuando se da cuenta de que Rice se toma un descanso, el hombre se presenta y dice que habían jugado uno contra el otro en la escuela secundaria. Todavía tienen amigos en común. "¡Lo recuerdo, hombre!" Dice Rice. "¿Qué estás haciendo ahora?"

"Todavía estoy jugando", responde el chico. "En la AFL, para Filadelfia". La AFL es la Arena Football League. "Me encanta. Es fútbol, ​​hombre ".

Rice asiente. "Eso es a lo que estoy tratando de volver ahora".

Unos minutos más tarde, Rice todavía está pensando en el tipo al azar que entrena solo para mantenerse en forma y jugar un juego brutal en una liga oscura que apenas paga un salario digno. A mí eso me parece una locura. Pero Rice lo entiende.

"Todavía quiero jugar al fútbol, ​​no solo por el dinero", dice. “Solo dame un seguro médico y jugaré. Será como volver a la escuela secundaria, solo jugar por amor ".

Muchos observadores del fútbol parecen pensar que Ray Rice tendrá la oportunidad de volver a jugar, pero no todos. Cuando NPR le preguntó al entrenador del Salón de la Fama, Bill Parcells, qué pensaba sobre las posibilidades de que Rice regresara, no fue el incidente lo que lo detuvo, sino un tema que surgió en otras historias recientes: el desempeño de Rice en el campo durante la temporada 2013, cuando promedió 3.1 yardas por acarreo, el mínimo de su carrera. "Creo que si alguien ha demostrado una verdadera alteración de su comportamiento y un verdadero remordimiento por algunas de las cosas que sucedieron, se podría entender cómo se podría decir: 'Está bien, veamos'", dijo Parcells. “Creo que, desafortunadamente para Ray, llegó en un momento de su carrera [cuando], bueno, estaba en el camino. De todos modos, la longevidad de los corredores no suele ser tan larga ".

La respuesta de Rice es que esta estadística debería venir con un asterisco. "Tuve una lesión, hombre, una lesión traumática", dice, refiriéndose al desgarro de grado 3 del recto femoral, uno de los dos músculos principales del cuádriceps izquierdo, que le hizo casi imposible cortar el derecho, pero eso no fue reconocido hasta que terminó la temporada. Se perdió un total de dos partidos, pero nunca habló públicamente de la lesión. “Parecía que mi juego había disminuido, pero jugué a pesar de una lesión”, explica. "Estoy completamente curado, y si rascas esa temporada, yo era un Pro Bowl, corredor de mil yardas cada año antes". Hablar de su currículum en el campo es una de las raras ocasiones en que Rice suena orgulloso. “Estaba atrapando desde el backfield, haciéndolo todo en la NFL. Ahora que estoy tratando de aclarar las cosas, creo que los equipos lo entenderán. Los escritores de Beat solo ven las 3,1 yardas ".

Rice tiene 28 años, una edad en la que muchos corredores antes que él han sufrido caídas precipitadas en su carrera. El principal impulsor de esa disminución, al parecer, es el daño acumulado de recibir de 25 a 30 hits por juego, año tras año. Pero Rice no ha recibido un hit desde 2013, la temporada que jugó dolió. Entonces, si le preguntas, no solo está sano por primera vez en dos años, también está más fresco que en cualquier otro momento desde la universidad.

Su peso se ha asentado alrededor de 207, justo donde estaba durante sus mejores años. Se siente "ligero y fuerte", dice. Está sentado en la oficina de Sweat Performance, mirando el gimnasio. Sobre él, en una pared, hay dos filas de camisetas de la NFL enmarcadas, incluida la suya. "Estoy listo para darle otra oportunidad".

Pero, ¿y si llega septiembre y nadie llama? Por un corto tiempo el año pasado, Rice se permitió creer que algún equipo lo haría. Y, francamente, tenía motivos para tener esperanzas. Decir que la NFL del comisionado Roger Goodell ha aceptado a los delincuentes violentos es quedarse corto. Ha habido 56 episodios de violencia doméstica en los ocho años de mandato del comisionado, y 13 de esos jugadores todavía están activos, de hecho, unas semanas después de que vi a Rice en febrero, los Dallas Cowboys firmaron a Greg Hardy, suspendido el año pasado por presunta asfixia. , golpeando y amenazando con matar a su novia, a un trato de $ 11.5 millones.

En muchos sentidos, la historia de Ray Rice ahora también trata sobre el poder y la permanencia de las imágenes. La razón por la que Greg Hardy está comprando mansiones en Dallas mientras Ray Rice es un tipo desempleado que trabaja en gimnasios suburbanos es que el crimen de uno fue filmado y el del otro no. Esa distinción es real, pero ¿es justa? Si vamos a permitir segundas oportunidades, ¿deberían venir con salvedades?

En este momento, la única certeza es que Rice no usará otra camiseta de los Ravens, aunque dice que espera volver a jugar en Baltimore, incluso si es para otro equipo. "Honestamente, creo que recibiré más aplausos que abucheos", dice.

Ya sea que su carrera en la NFL continúe o no, Rice dice que quiere obtener su título universitario y cree que podría convertirse en entrenador. “Solo quiero vivir feliz”, me dice. “No estoy en la cárcel, después de mayo no tendré antecedentes penales. Todavía tengo a mi familia ".

En resumen, tiene, por primera vez, una perspectiva más amplia sobre un mundo que no está enmarcado por el fútbol. "Básicamente", dice, "tengo una segunda oportunidad en la vida".

Para acceder a videos de equipos exclusivos, entrevistas con celebridades y más, suscríbete a YouTube.


Ray Rice y la esposa de # x27s culpan a los medios de & # x27nightmare & # x27 causado por el lanzamiento del video

Janay Rice, esposa del corredor suspendido Ray Rice, dijo el martes que ambos lamentaron el incidente que lo llevó a golpearla hasta dejarla inconsciente y describió la publicación de un video de la pelea como una "horrible pesadilla".

Hablando por primera vez desde que Ray Rice fue cortado por su equipo, los Baltimore Ravens, y la Liga Nacional de Fútbol le impuso una suspensión indefinida el lunes, Janay Rice dijo que los medios habían explotado el incidente para obtener índices de audiencia mientras arruinaban la carrera de su esposo.

La declaración se produjo en medio de preguntas sobre cuándo la NFL vio por primera vez el video de Rice y si la liga hizo un esfuerzo concertado para verlo. Cuando el incidente salió a la luz por primera vez en febrero, Rice fue suspendido por dos juegos, a pesar de un informe policial que dejó en claro la gravedad del golpe que derribó a su entonces prometida.

“Me desperté esta mañana sintiendo que tenía una pesadilla horrible”, dijo Janay Rice, en una respuesta enviada a través de Instagram. “Nadie sabe el dolor que los medios de comunicación y las opciones no deseadas [sic] del público le han causado a mi familia”, dijo.

“Hacernos revivir un momento de nuestras vidas del que nos arrepentimos todos los días es algo horrible. Quitarle algo al hombre que amo por el que se ha esforzado toda su vida solo para ganar audiencia es horrible [sic]. ¡ESTA ES NUESTRA VIDA!" Dijo Rice. "Si sus intenciones eran lastimarnos, avergonzarnos, hacernos sentir solos, quitarnos toda la felicidad, lo ha logrado en muchos niveles". Terminó con una referencia a los fanáticos de los Ravens, diciendo: "¡Nación de los Ravens te amamos!"

El incidente del 15 de febrero fue ampliamente cubierto por los medios después de que el sitio de chismes de celebridades TMZ publicara un video desde el exterior de un ascensor en Revel Casino en Atlantic City, Nueva Jersey. El video mostraba a Rice arrastrando a su entonces prometida, Janay Palmer, fuera de un ascensor inconsciente.

Rice fue acusada de agresión grave, pero los fiscales de Nueva Jersey aprobaron la entrada de Rice en un programa de diversión previo al juicio en lugar de presentar cargos. Como resultado del primer video, Rice fue suspendida por dos juegos por la NFL y recibió el apoyo del equipo de los Ravens, jugadas muy criticadas.

En un ejemplo reciente, el equipo eliminó el lunes un tweet que decía: "Janay Rice dice que lamenta profundamente el papel que desempeñó la noche del incidente".

El lunes, TMZ lanzó un segundo video que muestra el incidente desde el interior del ascensor. Ese video muestra a Rice lanzando un solo golpe de gracia a Palmer y luego arrastrándola desde el ascensor.

Algunos medios deportivos de EE. UU., Como el blog Pro Football Talk de NBC Sports, preguntaron directamente a la liga si solicitaban el video al casino.

"La seguridad de los casinos de Atlantic City está a cargo de la policía estatal de Nueva Jersey", dijo la liga en un comunicado enviado a PFT. “Todos los videos relacionados con una investigación criminal en curso están bajo la custodia de la policía estatal. Como dijimos ayer: solicitamos a las fuerzas del orden toda la información sobre el incidente, incluido el video desde el interior del ascensor. Ese video no estuvo disponible para nosotros ".

Los periodistas de Associated Press vieron el martes una versión más larga del mismo video, con audio y en color. La AP dijo que el video mostraba a los dos gritándose obscenidades el uno al otro en el ascensor y a Janay Palmer escupiendo en la cara de Ray Rice antes de que Ray Rice la golpeara.

El video de mayor calidad que se mostró a la AP muestra que Rice no hizo ningún intento por encubrir el incidente. Después de que Palmer se derrumba, él la arrastra fuera del ascensor y se encuentra con el personal del hotel. Se puede escuchar a uno de ellos diciendo: "Está borracha, ¿verdad?" Y luego, "No hay policías". Pero Rice no respondió.

Los Ravens dijeron que aceptarán cambios por la camiseta de Rice luego de su liberación, similar a la decisión de los New England Patriots de intercambiar camisetas de Aaron Hernández después de que el ala cerrada fuera acusado de asesinato.

Los Baltimore Ravens ofrecerán un intercambio por camisetas de Ray Rice en las tiendas del estadio. Detalles por venir.

& mdash Baltimore Ravens (@Ravens) 9 de septiembre de 2014

Los Rices respondieron además a la cobertura de los medios el martes, ya que tanto Ray como Janay Rice hablaron con la reportera de ESPN Josina Anderson.

“Cuando pude preguntarle cómo estaba, me dijo: 'Tengo que ser fuerte por mi esposa. Ella es tan fuerte que estamos de buen humor. Tenemos mucha gente orando por nosotros y continuaremos apoyándonos unos a otros. 'Luego, después de eso, simplemente agregó:' Tengo que estar allí para Janay y mi familia en este momento y simplemente trabajar en esto '”, dijo Anderson. en una aparición en televisión en la que describió su llamada con los arroces.

Anderson dijo que luego habló brevemente con Janay Rice, quien dijo: "Mira, amo a mi esposo, lo apoyo y quiero que la gente respete nuestra privacidad en este asunto".

El 31 de julio, Rice dijo sobre el incidente que era “algo con lo que tengo que vivir el resto de mi vida”.

Añadió: “Sé que no soy así como hombre. ... decepcioné a tanta gente por 30 segundos de mi vida que sé que no puedo retractarme ".


Informe en disputa, Steve Bisciotti dice que los cuervos no buscaron clemencia para Ray Rice

El propietario de los Baltimore Ravens, Steve Bisciotti, en respuesta a un informe de investigación publicado el viernes, dijo que su equipo no presionó a la liga para que fuera indulgente al castigar al corredor Ray Rice después de que fue arrestado y acusado de agredir a su prometida en febrero.

Bisciotti pasó gran parte de su conferencia de prensa de 47 minutos convocada apresuradamente el lunes refutando muchos elementos clave de un artículo de ESPN que sugería que al equipo se le habían dicho muchos detalles gráficos sobre el episodio, pero que estaba ansioso por proteger a Rice.

También defendió las declaraciones anteriores de los Ravens de que el equipo no había visto el video que mostraba a Rice golpeando a Janay Palmer, ahora su esposa, y negó que el equipo hubiera sabido sobre el altercado horas después de que ocurriera en el ascensor de un hotel en Atlantic City. .

“La gente de mi organización hizo su trabajo”, dijo Bisciotti, y agregó que nadie sería despedido por el manejo del caso.

Don Van Natta Jr., uno de los escritores del artículo, dijo en ESPN que defendía su trabajo y que Bisciotti no conocía la identidad de muchas de las personas no identificadas citadas en el artículo, incluidas algunas que trabajan para el equipo.

"Tenemos fuentes de equipo", dijo Van Natta. "La gente dentro del edificio, el edificio de los Ravens, habló con nosotros, quienes confirmaron gran parte de lo que había en nuestra cuenta".

El artículo, que salió a la luz poco después de que el comisionado Roger Goodell reconoció el viernes que la liga había cometido muchos errores en el manejo del caso, es la última arruga en un escándalo ya complicado.

Goodell dijo que la liga revisará su política de conducta personal y la forma en que maneja los casos de violencia doméstica. Ha rechazado las llamadas para renunciar y ha tenido que tranquilizar a los propietarios y patrocinadores nerviosos que están preocupados por la imagen dañada de la liga.

After standing by Rice in the months after he was arrested, the Ravens cut him Sept. 8, the same day video of him knocking out Palmer was released by TMZ.com. Goodell suspended Rice indefinitely hours later because he said the video, which he claimed he had only just seen, differed from what Rice told him about the episode.

The article, which suggested that the Ravens had been aware of the gravity of the assault yet had lobbied Goodell to go easy on Rice, has kept alive a firestorm that the league and the team have tried desperately to put out.

In the weeks since the video became public, Goodell and the Ravens have become entangled in a web of conflicting and overlapping stories, leading some observers to question whether Goodell and Bisciotti have tried to cover up their involvement in the episode. The embarrassment of the Rice scandal has been compounded by a series of other cases involving Adrian Peterson, Greg Hardy and other players involved in abuse cases.

Bisciotti, who sparred with reporters several times during the news conference, said ESPN had relied primarily on anonymous Rice supporters who, he said, had motivation to make the league and the Ravens look bad.

Rice, who has appealed his indefinite suspension, is “building a case for reinstatement,” Bisciotti said. “It would have been nice if they had said, ‘Keep in mind that most of the people we interviewed were his friends, his agent and his lawyer.’ ”

Bisciotti said the Ravens “did not campaign for a lesser penalty” for Rice, and had provided Goodell only with character references.

Before Bisciotti spoke with reporters, the team released a detailed statement that rebutted 15 allegations made in the article, including an accusation that Coach John Harbaugh had lobbied for Rice to be released immediately after it was learned that he had punched Palmer.

Bisciotti acknowledged that he and Rice had exchanged a series of text messages the day Rice was cut by the team, and that he had offered to hire Rice when he left football. But he denied any notion that the offer was “hush money.”

Rice was initially charged with felony assault, but the judge later agreed to let him enter a pretrial intervention program that would allow Rice to avoid a trial and potential time in prison.

Counter to what ESPN contended, Bisciotti said that he never urged Rice’s defense lawyer “to follow any particular course of action” and that he told the lawyer, Michael Diamondstein, to “do what he felt was in the best interest of his client.”

Ozzie Newsome, the team’s general manager, said in the statement that Rice had told him only that he had hit Palmer, but he did not describe any details that were in the video released two weeks ago. Newsome also denied he had lobbied the league on Rice’s behalf.

“I never asked Mr. Goodell or anyone else at the N.F.L. to do anything for Ray or for the Ravens,” Newsome said.

Bisciotti, who continued to answer questions even after his public relations manager tried to end the news conference, said he had expected Rice to be suspended for four to six games.


Use of Data

Chicagos Pizza Twist uses the collected data for various purposes:

  • To provide and maintain our Service
  • To notify you about changes to our Service
  • To allow you to participate in interactive features of our Service when you choose to do so
  • To provide customer support
  • To gather analysis or valuable information so that we can improve our Service
  • To monitor the usage of our Service
  • To detect, prevent and address technical issues
  • To provide you with news, special offers and general information about other goods, services and events which we offer that are similar to those that you have already purchased or enquired about unless you have opted not to receive such information

Some Ravens Players Say Win Over Steelers Was For Ray Rice

PITTSBURGH (KDKA) &ndash Ray Rice may be indefinitely suspended by the NFL, but he&rsquos apparently still in the minds of several members of the Baltimore Ravens. After Baltimore&rsquos 26-6 win over the Pittsburgh Steelers, several players reportedly said the win was dedicated to Rice.

The win over the Steelers was dedicated to Rice several Ravens told me afterward. &ldquoRay is still a great guy,&rdquo receiver Torrey Smith said…

READ MORE: Lifeguard Shortage Impacts Pools In Allegheny County

&mdash Ray Fittipaldo (@rayfitt1) September 12, 2014

Torrey Smith, C.J. Mosley, and Jacoby Jones were among the players who told Post Gazette&rsquos Ray Fittipaldo that the win was for Rice.

Fittiplado tweeted Torrey Smith told him, “Ray is still a great guy. He’s a model man. He made a huge mistake, but he’s still a great person.”

“We wanted to get that for Ray” Mosley said. “He was part of this organization for a long time. He put a lot of blood, sweat and tears into it.”

Terrell Suggs reportedly said, “It was a very emotional game. He’s done a lot for this city. We love our brother.”

Rice was cut by the Ravens on Monday, just hours after TMZ released a video of the former Ravens running back punching his wife in an elevator. Rice was also given an indefinite suspension by the NFL.

You May Also Be Interested In These Latest Sports Stories
[display-posts category=”sports” wrapper=”ul” posts_per_page=𔄦″]
Join The Conversation On The KDKA Facebook Page
Stay Up To Date, Follow KDKA On Twitter


Ravens Owner: Ray Rice Elevator Video ‘Much More Violent Than What I Had Pictured’

OWINGS MILLS, Md. (WNEW/AP) &mdash Ravens owner Steve Bisciotti criticized a report that suggests he and other team officials tried to persuade the NFL to be lenient on Ray Rice after the running back was arrested for knocking out his then-fiancee in an Atlantic City elevator.

Bisciotti held a news conference Monday to respond to an ESPN report last week that he, president Dick Cass and general manager Ozzie Newsome pushed Commissioner Roger Goodell for leniency for their star running back.

“Their accusations didn’t jibe with what we know is fact,” said Bisciotti, who said he expected Rice to be suspended 4-6 games.

The owner also said, “What’s obvious is the majority of the sources work for Ray. … They are building a case for reinstatement.”

Rice was originally suspended two-games, but after a video surfaced on Sept. 8 showing the violent attack, he was released by the team and suspended indefinitely by the league. He has appealed his suspension.

“As I stated in our letter to you on September 9, we did not do all we should have done, and no amount of explanation can remedy that. But there has been no misdirection or misinformation by the Ravens,” Bisciotti said in a statement released before the news conference.

“We have stated what we knew and what we thought throughout – from the original report of the incident, to the release of the first videotape, to the release of the second videotape, which revealed a much harsher reality,” Bisciotti added in the released statement. “As we said in our response to ESPN’s questions on Friday, it was our understanding based on Ray’s account that in the course of a physical altercation between the two of them he slapped Janay with an open hand, and that she hit her head against the elevator rail or wall as she fell to the ground.”

Rice punched Janay Palmer in a casino elevator on Feb. 15. He was arrested on assault charges, and a police summons stated that Rice had struck Palmer with his hand, rendering her unconscious. Rice has been accepted into New Jersey’s pretrial intervention program, which enabled him to avoid jail time and could result in having the charge expunged from his record after he meets the requirements.

Ravens general manager Ozzie Newsome reiterated in the team’s statement Monday that Rice had been honest with him about what happened.

“When I met with Ray to discuss the incident, I asked him one question: “Did you hit her?” He responded: “Yes,” Newsome said. “Ray and I didn’t discuss details beyond that, because in my mind if he hit her, no matter the circumstances or explanation, he needed to own the situation. I immediately focused on Ray taking responsibility and making amends.

“I later said Ray didn’t lie to me because he told me he hit her, and that is what the video later showed_although the video was much more violent than what I had pictured.”

According to the ESPN report, the Ravens believed this would “fortify the team’s argument to Goodell that Rice should be given a suspension of fewer games.”

Rice was originally suspended in late July under the NFL’s personal conduct policy after he was charged with assault for the Feb. 15 attack.

Ravens coach John Harbaugh denied he wanted Rice released after the first videotape surfaced.

“I did not recommend cutting Ray Rice from the team after seeing the first videotape,” the coach said in the release. ” I was very disturbed by that tape, and I told people that the facts should determine the consequences. When I saw the second videotape, I immediately felt that we needed to release Ray.”

Added Newsome: “Neither John nor anyone else ever recommended cutting Ray Rice before we saw the second videotape on September 8.”

Within weeks, in the wake of harsh criticism from around the country, Goodell acknowledged in a letter to all 32 NFL owners that he “didn’t get it right.”

Rice had already served the first game of that suspension when the video surfaced.

There remains questions as to whether the NFL had access to the video, and the ESPN report said Cass never asked for a copy of the video.

The Associated Press has reported the video was sent to NFL offices in April, and the league subsequently hired former FBI director Robert Mueller to look into how the NFL sought and handled evidence in the domestic violence case.

Harbaugh said he understands all the questions and reports about the Ravens’ handling of Rice’s domestic violence case, and doesn’t view them as a distraction.

“When you’re in football you pretty much get used to being under attack. You can’t worry about it,” Harbaugh said. “Good things are going to come out of this. We’re going to improve. As a society, we have to improve.”

Sports News And Rumors

(© Copyright 2014 The Associated Press. All Rights Reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten or redistributed.)


New Rochelle To Host Rally For Super Bowl Champ Ray Rice

NEW ROCHELLE, N.Y. (CBSNewYork) – Westchester native and Super Bowl XLVII champion Ray Rice will be honored in his hometown this weekend.

A rally will be held on Saturday, February 9, 2013 10:30 AM on the front steps of New Rochelle City Hall on North Avenue, city officials announced Tuesday.

In addition to his Westchester ties, the Baltimore Ravens running back also played college football at Rutgers.

“So many residents of New Rochelle are eager to demonstrate their admiration for Ray’s accomplishments. This community rally will be an opportunity for all of us to offer our congratulations to our hometown hero,” said Mayor Noam Bramson.

Fans are encouraged to wear purple for the rally as Rice is welcomed back home.

A victory parade was held Tuesday at Baltimore’s M&T Bank Stadium.

Will you attend Saturday’s rally for Ray Rice? Sound off in the comments section below…


What Were They Thinking? Ugly Video, Blind Justice

Say this for Ray Rice: His left cross was of professional quality, a short, explosive punch. And his fiancée’s head snapped back as if she’d been shot.

You watch that video and you get the national freakout.

But what about this act of violence surprised professional football men? And what about it failed to move and anger New Jersey prosecutors?

Robert K. Kraft, the New England Patriots’ owner, talked of his revulsion, citing the video as the reason Rice may never play again in the N.F.L.: “Visually, it’s such a turnoff.”

This is the face of domestic abuse it’s blood-bruise ugly. When the wife of an N.F.L. cornerback sports a black eye when the girlfriend of a linebacker has road burn on her thighs because he dragged her outside his car when a running back’s 4-year-old son is beaten with a small tree branch when women have finger bruises on their necks, fractured ulnas and splintered clavicles, do league owners and general managers allow their minds to run down darkened alleys toward the truth?

Or do they take refuge in anodyne phrases like “domestic abuse” and assume they see an aberration? As Ozzie Newsome, the Baltimore Ravens’ general manager, said of Rice in July, “That night was not typical of the Ray Rice we know and respect.”

A man’s most brutal blows often are delivered in private and at night. Maybe that’s a relief for an employer. Maybe that is how Kraft, who talked of his family-values Patriots, justified trading in 2003 for Corey Dillon, a 6-foot-1, 225-pound running back. Three years earlier, Dillon was arrested after the police found his wife bleeding from the mouth.

Dillon said he was trying to defend himself when he accidentally struck her. He received probation, made a donation to a battered women’s shelter and received counseling, according to The Chicago Tribune in 2001.

Dillon set franchise running records and helped the Patriots win a Super Bowl. He retired to loud applause. To which we should append a footnote: In 2010, Dillon was arrested again, on suspicion of assaulting his wife. The Los Angeles district attorney later found “insufficient evidence” for a conviction, as Dillon’s wife recanted and said she was not assaulted.

There was no videotape in that case.

There is a spot of good news for the N.F.L. However halting and driven by economic calculus, Commissioner Roger Goodell has fashioned one of the toughest domestic abuse policies in professional sports.

New Jersey prosecutors can make no such claims. In February, after Rice knocked Janay Palmer senseless in a casino elevator, Atlantic County prosecutors obtained two tapes. They watched as Rice delivered his knockout blow, and they watched as, with chilling nonchalance, he lugged his fiancée’s unconscious body five-sixths of the way out of the elevator. Then he picked up her shoes.

Not long after, a grand jury handed up a felony indictment.

Then the prosecutors did the legal equivalent of nothing. They allowed Rice to enroll in pretrial intervention, in which he agreed to counseling and admitted nothing. It was the puncher’s equivalent of a traffic ticket.

Prosecutors insist they afforded him no special privilege. My colleague David Kocieniewski interviewed prosecutors, defense lawyers and domestic abuse experts the width and breath of New Jersey. Nearly everyone agreed this was true this is how domestic abuse is treated. And New Jersey ranks toward the top on this problem.

Imagen

The prosecutors offered a scramble of justifications, flavored with dollops of truth. Domestic battery evidence is uncertain, and female victims are loath to testify against their men. (Janay Palmer took denial a step further she married Rice the day after he was indicted on a charge of rendering her unconscious.)

Prosecutors say they want to avoid records and jail terms for otherwise law-abiding young men. So legal precedent and wishful thinking serve to straitjacket prosecutors.

I called a former New Jersey prosecutor, Ben Barlyn, who served as executive director of the New Jersey Commission to Review Criminal Sentencing. He has worked in a drug court, and believes strongly in leavening law with compassion.

He also suffers from the habit of speaking honestly, and he could not quite conceal his disgust. Pretrial intervention gives much discretion to the prosecutor. It can help men and women who stumbled stupidly or emotionally, and should not face ruin.

It was not intended for someone who knocked his wife into darkness.

“If we had a videotape of someone cold-cocking his wife, that should be the end of it,” Barlyn said. “You don’t need the victim to testify.”

There was no need to jail Rice. An admission of guilt alone sets a useful precedent.

“It’s obnoxious,” Barlyn said of the decision to allow Rice to walk away. “It was clear and serious domestic violence.”

Counseling is a notoriously unreliable cure. In New York, the Center for Court Innovation in 2005 studied abuse cases in the Bronx and found that programs for batterers produced no reduction in re-arrest rates.

Judy Harris Kluger was chief of policy for the New York State Courts and now heads Sanctuary for Families, one of the finest programs in the nation for survivors of battering and sex trafficking. Temperamentally, she is no hanging judge. But her patience is not an endless stream.

“Wife beating is not drug addiction it’s not alcoholism, it’s not something that can be ‘cured,’ ” she noted. “It’s criminal conduct. They are not beating up their boss and their friends they are beating up their girlfriends and wives.”

Cyrus Vance Jr., the Manhattan district attorney, helped write and lobby for a bill, signed by Gov. Andrew M. Cuomo, that toughened penalties for second-time abusers. The goal is not to send more men trotting off to prison. It’s to send a clear message to a bully.

“Conviction seems to be one of the big deterrents,” Vance said. “Most studies seem to suggest the more intrusive the sentence, the lower the rate of recidivism.”


NFL players agree on Ray Rice video: ‘No place for this’

Some offer a perspective informed by their own experiences with family violence.

Even NFL players who rarely criticize each other publicly made their feelings clear Monday on Ray Rice through social media and in interviews.

Reaction was swift and powerful to the release of a video showing the Baltimore running back striking his then-fiancee, and the Ravens subsequently releasing him.

Additional Images

–Broncos defensive tackle Terrance Knighton on Twitter:

“That man should be thrown out the nfl and thrown into jail. Shame on those deciding his punishment. Smh”

“As players we must speak up. Stand up for what’s right. I don’t give a damn who u are or how much money you make. No place for this.”

“This video makes me sick to my stomach.”

“As players we always speak on how we are unfairly treated, well now what?”

–Saints tackle Zach Strief:

“I don’t know Ray Rice, but I know that video is disturbing. It’s tough to see and it’s unacceptable. … It’s upsetting.”

–Steelers cornerback William Gay:

“We’re talking about a life, I don’t care about a sport when it comes down to domestic violence. Esto es real. Someone can lose their life to it.

“So I’m not concerned about the sport. I’m concerned about what happens in the world, what happens in real life. ”

Gay’s mother, Carolyn, was shot and killed by Gay’s stepfather in Tallahassee, Florida, when Gay was 7 years old. He volunteers at the Women’s Center & Shelter of Greater Pittsburgh and is an advocate for domestic violence victims.

“We need to do everything we can to help Ray Rice because we don’t need to run away from him and say he’s evil.”

–Bills coach Doug Marrone, who supports Vera House, which assists victims of domestic violence and sexual abuse:

“Am I happy the NFL has taken a harder stance? … I mean, there is no excuse for abuse. I really believe that.”

–Cleveland Browns coach Mike Pettine, who called the video “deeply disturbing, especially as a father that has two daughters”:

“There’s just no place for that behavior in our society.”

Adding he wasn’t surprised that Rice was cut after Petting saw the video, he was asked if he could coach a player involved in something similar: “You don’t want to ever talk in absolutes, but it would be really difficult,” he said.

–Titans tackle Michael Oher, former teammate of Rice’s in Baltimore whose locker was next to the running back:

“If my daughter was to get hit like that from another man, I’d have a serious problem with it. So I wish him the best, but it’s no place for that. I don’t care if you’re a football player, a professional athlete or anything, a regular man or anything, there’s no place for that – striking a woman.”

–Judy Harris Kluger, a former New York City judge and now executive director of Sanctuary for Families, a leading service provider and advocate for survivors of domestic violence and related forms of gender violence:

“The video of Ray Rice punching his fiancee in the elevator is a graphic illustration of what goes on behind closed doors every day in this country. In my years as a prosecutor and judge, I never saw such explicit videotape evidence of domestic violence. Today, by acting quickly and decisively, and in suspending Ray Rice and terminating his contract, the NFL and the Baltimore Ravens sent a powerful message that domestic violence will not be tolerated.

“I hope that with this action, along with the new policy outlined by Commissioner Goodell, the NFL will emerge as leaders in the fight against domestic violence.”

–Coach Kyle Flood of Rutgers, where Rice attended:

“Family is family, but at Rutgers we hold ourselves to an extremely high standard, and we expect a lot out of our players, and we expect a lot out of the coaches and the staff that we have here … we expect a lot out of our alumni. I think because of those expectations, this is a sad day.

“Ray will always be a part of our family. The video I saw this morning was difficult to watch. As a husband and as a father, there’s nothing that could justify what I saw on that video.

“This is a sad day for Ray and a sad day for Rutgers.”

–White House spokesman Josh Earnest, who did not know whether President Barack Obama had seen the latest video.

“This administration and this president do believe strongly that the scourge of violence against women is something that needs to be aggressively combatted. … We certainly welcome any strong signals by anyone in this country in support of that value,” Earnest said.

Success. Please wait for the page to reload. If the page does not reload within 5 seconds, please refresh the page.

Enter your email and password to access comments.

Hi , to comment on stories you must create a commenting profile . This profile is in addition to your subscription and website login.
Already have one? Login .

Please check your email to confirm and complete your registration.

Only subscribers are eligible to post comments. Please subscribe or login to participate in the conversation. Este es el por qué.

Use the form below to reset your password. When you've submitted your account email, we will send an email with a reset code.


Ver el vídeo: Ray Rice Jugador NFL Golpea a su Esposa