Nuevas recetas

Whole Foods utilizará aceite de canola para impulsar un edificio de 70.000 pies cuadrados

Whole Foods utilizará aceite de canola para impulsar un edificio de 70.000 pies cuadrados


La tienda de comestibles orgánicos está tratando de hacer que su comisario sea un poco más ecológico

Whole Foods Market utiliza aceite de canola reciclado para alimentar sus tiendas de comestibles.

Además de vendernos fruta orgánica cara y un lavado de cara súper elegante (realmente bueno), Whole Foods está agregando "salvar el medio ambiente" a su lista de tareas pendientes.

El Boston Globe informa que el economato de Whole Foods Market está reciclar su aceite de canola usado y quemarlo a través de un generador para alimentar su edificio de 70.000 pies cuadrados. La cadena de supermercados estima que el sistema usa 3,000 galones de aceite usado a la semana, generalmente de las instalaciones de Whole Foods, además de 28 tiendas en áreas vecinas.

Luego, el aceite alimenta luces, refrigeradores y otros equipos utilizados para preparar la comida que se vende en 62 tiendas Whole Foods en el noreste.

"Es lo mejor que le ha pasado al aceite vegetal desde las papas fritas", dijo Rory Gaunt, director ejecutivo de Lifecycle Renewables Inc., la firma Marblehead que instaló el generador y refina el aceite de canola usado para Whole Foods. Además, reduce el costo de la electricidad, ya que Whole Foods solo tiene que pagar Lifecycle Renewables en lugar de servicios públicos; The Globe informa que podría ahorrarle al economato un 20 por ciento en energía y costos de eliminación de desechos. Dulce.

(Foto Whole Foods | Austin, TX Modificada: Flickr /Ese Otro Papel/CC 4.0)


Verdes al vapor con miel y sésamo

Creo que desarraigar tu vida y luego replantar en una nueva ubicación tiende a agotar incluso a la persona más compuesta. Para mí, los factores estresantes de empacar y limpiar y simplemente estar inquieto se ven agravados por el hecho de que De Verdad no me gusta el cambio. Don & # 8217t me malinterprete & # 8211 Estoy muy emocionado de mudarme a nuestra nueva casa, con una cocina nueva, en un gran vecindario. Es solo que me consuelo enormemente con las tradiciones y la previsibilidad. Como cuando hice que mi mejor amiga (también llamada Jenn) comiera panqueques cada vez que teníamos una fiesta de pijamas entre las edades de doce a veinticinco años. Realmente no le gustaban los panqueques, pero me complacía. ¿Ves por qué somos mejores amigos?

A mi perro no le gusta el cambio incluso más de lo que a mí no me gusta. Dejó de comer durante 3 días cuando nuestras cosas empezaron a ir en cajas. Yo nunca iría tan lejos & # 8230

Siempre que sucede algo estresante en mi vida, me obsesiono por completo con otra cosa para evitar pensar en ello. ¿Alguna vez has hecho eso?

Por ejemplo, durante la semana de la mudanza, me llamó la atención la repentina inspiración de sumergirme en un nuevo proyecto de arte que lo consumía todo. Los periódicos que se suponía que debía usar para empacar, en cambio, se usaban para cubrir el piso.

Luego, se sacrificaron varias cajas cuando desarrollé una necesidad inmediata de construir una caja de luz de bricolaje para fotografía. (¡Todas las fotos de esta publicación fueron tomadas con él!)

De todos modos, ahora estamos todos instalados en nuestro nuevo lugar. Y por & # 8220 instalado & # 8221 me refiero a acurrucado entre cajas apiladas hasta el techo, durmiendo en un colchón en el suelo y leyendo a la luz de las velas porque vendimos todas nuestras lámparas y aún no las hemos reemplazado. Al menos ya no estoy bebiendo del azucarero y usando una toallita como guante de cocina.

Solo se desembala una habitación, ¡y esa es la cocina! Sorpresa sorpresa. Fue en parte por necesidad, ya que cocino para mi trabajo. Pero en gran parte se debió a la sobredosis de comida china para llevar y pizza durante la semana de mudanza. Hay una cantidad limitada de esas cosas que puede comer antes de comenzar a picar algo con un valor nutricional un poco mayor.

Afortunadamente, el nuevo apartamento está a poca distancia de Whole Foods, repleto de verduras de hoja verde. A partir de esto, les traigo el antídoto para la tarifa de la semana de mudanza: verduras mixtas brillantes, ligeramente cocidas al vapor, vestidas con miel, soja y ajo y bañadas con crujientes semillas de sésamo tostadas. Sencillo, saludable y rico en lo delicioso.

Esta receta se inspiró en las verduras al vapor en el mostrador de delicatessen de Capers, una tienda de alimentos naturales de Vancouver. Me gusta el mío a temperatura ambiente, lo que lo convierte en un excelente acompañamiento para llevar a una barbacoa o picnic en el verano, pero también funciona caliente; simplemente omita el paso del baño de hielo y viste las verduras escurridas mientras están calientes.

Use una sola verdura verde o cualquier combinación que desee & # 8211 A menudo combino brócoli, espinacas y col rizada para obtener una variedad de texturas. También es perfecto con opciones más amargas como rapini (también conocido como brócoli raab) o verduras asiáticas como gai lan, ya que la dulzura de la miel contrarresta su nitidez.

Cuando cocine al vapor una combinación de verduras, comience con las más duras como el brócoli, agregando las hojas verdes más delicadas un par de minutos más tarde para que estén todas cocidas al mismo tiempo. Asegúrese de eliminar la mayor cantidad de agua posible para minimizar la dilución del apósito.

Utilicé el & # 8220 método de microondas & # 8221 para tostar las semillas de sésamo & # 8211, simplemente extiéndalas en un plato y cocine en el microondas a alta potencia en intervalos de 2 minutos hasta que estén doradas y fragantes (aproximadamente 4-5 minutos en total). Tenga mucho cuidado al sacar del microondas, ya que el plato se calentará. Esto funciona para cualquier nuez o semilla y # 8211 las más grandes como anacardos y almendras enteras, solo toma más tiempo.

Verdes al vapor con miel y sésamo

  • 2 cucharadas de aceite de canola (u otro neutro)
  • 1/2 cucharadita de aceite de sésamo
  • 2 cucharaditas de miel
  • 1 1/2 cucharada de salsa de soja
  • 1 diente de ajo picado
  • 1/2 cucharadita de hojuelas de chile rojo
  • 6 tazas de verduras picadas, descartando los tallos (como col rizada, brócoli, espinacas, bok choy, acelgas, rapini, etc.)
  • 1 cucharada de semillas de sésamo tostadas
  • sal al gusto

1. Para preparar el aderezo, mezcle los aceites, la miel, la salsa de soja, el ajo y las hojuelas de chile. Dejar de lado.

2. Prepare un baño de hielo llenando un recipiente grande con hielo y agua. Dejar de lado.

3. Cocine las verduras en una vaporera con tapa colocada sobre una pulgada de agua hirviendo rápidamente hasta que estén de color verde brillante. Sumerja inmediatamente en el baño de hielo, luego transfiera a un colador para que se escurra, presionando suavemente con toallas de papel para eliminar la mayor cantidad de agua posible.

4. Mezcle las verduras con el aderezo y agregue sal al gusto. Espolvorea con semillas de sésamo y sirve.


Verdes al vapor con miel y sésamo

Creo que desarraigar tu vida y luego replantar en una nueva ubicación tiende a agotar incluso a la persona más compuesta. Para mí, los factores estresantes de empacar y limpiar y simplemente estar inquieto se ven agravados por el hecho de que De Verdad no me gusta el cambio. Don & # 8217t me malinterprete & # 8211 Estoy muy emocionado de mudarme a nuestra nueva casa, con una cocina nueva, en un gran vecindario. Es solo que me consuelo enormemente con las tradiciones y la previsibilidad. Por ejemplo, cuando hice que mi mejor amiga (también llamada Jenn) comiera panqueques cada vez que teníamos una fiesta de pijamas entre las edades de doce y veinticinco años. Realmente no le gustaban los panqueques, pero me complacía. ¿Ves por qué somos mejores amigos?

A mi perro no le gusta el cambio incluso más de lo que a mí no me gusta. Dejó de comer durante 3 días cuando nuestras cosas empezaron a ir en cajas. Nunca iría tan lejos & # 8230

Siempre que sucede algo estresante en mi vida, me obsesiono por completo con otra cosa para evitar pensar en ello. ¿Alguna vez has hecho eso?

Por ejemplo, durante la semana de la mudanza, me llamó la atención la repentina inspiración de sumergirme en un nuevo proyecto de arte que lo consumía todo. Los periódicos que se suponía que debía usar para empacar, en cambio, se usaban para cubrir el piso.

Luego, se sacrificaron varias cajas cuando desarrollé una necesidad inmediata de construir una caja de luz de bricolaje para fotografía. (¡Todas las fotos de esta publicación fueron tomadas con él!)

De todos modos, ahora estamos todos instalados en nuestro nuevo lugar. Y por & # 8220 instalado & # 8221 me refiero a acurrucado entre cajas apiladas hasta el techo, durmiendo en un colchón en el suelo y leyendo a la luz de las velas porque vendimos todas nuestras lámparas y aún no las hemos reemplazado. Al menos ya no estoy bebiendo del azucarero y usando una toallita como guante de cocina.

Solo se desembala una habitación, ¡y esa es la cocina! Sorpresa sorpresa. Fue en parte por necesidad, ya que cocino para mi trabajo. Pero en gran parte se debió a la sobredosis de comida china para llevar y pizza durante la semana de mudanza. Hay & # 8217 sólo una parte de esas cosas que puede comer antes de comenzar a picar algo de valor nutricional un poco más.

Afortunadamente, el nuevo apartamento está a poca distancia de Whole Foods, repleto de verduras de hoja verde. A partir de esto, les traigo el antídoto para la tarifa de la semana de mudanza: verduras mixtas brillantes, ligeramente cocidas al vapor, vestidas con miel, soja y ajo y bañadas con crujientes semillas de sésamo tostadas. Sencillo, saludable y rico en lo delicioso.

Esta receta se inspiró en las verduras al vapor en el mostrador de delicatessen de Capers, una tienda de alimentos naturales de Vancouver. Me gusta el mío a temperatura ambiente, lo que lo convierte en un excelente acompañamiento para llevar a una barbacoa o picnic en el verano, pero también funciona caliente; simplemente omita el paso del baño de hielo y viste las verduras escurridas mientras están calientes.

Use una sola verdura verde o cualquier combinación que desee & # 8211 A menudo combino brócoli, espinacas y col rizada para obtener una variedad de texturas. También es perfecto con opciones más amargas como rapini (también conocido como brócoli raab) o verduras asiáticas como gai lan, ya que la dulzura de la miel contrarresta su nitidez.

Cuando cocine al vapor una combinación de verduras, comience con las más duras como el brócoli, agregando las hojas verdes más delicadas un par de minutos más tarde para que estén todas cocidas al mismo tiempo. Asegúrese de eliminar la mayor cantidad de agua posible para minimizar la dilución del apósito.

Utilicé el & # 8220 método de microondas & # 8221 para tostar las semillas de sésamo & # 8211; simplemente extiéndalas en un plato y cocine en el microondas a alta potencia en intervalos de 2 minutos hasta que estén doradas y fragantes (aproximadamente 4-5 minutos en total). Tenga mucho cuidado al sacar del microondas, ya que el plato se calentará. Esto funciona para cualquier nuez o semilla y # 8211 las más grandes como anacardos y almendras enteras, solo toma más tiempo.

Verdes al vapor con miel y sésamo

  • 2 cucharadas de aceite de canola (u otro neutro)
  • 1/2 cucharadita de aceite de sésamo
  • 2 cucharaditas de miel
  • 1 1/2 cucharada de salsa de soja
  • 1 diente de ajo picado
  • 1/2 cucharadita de hojuelas de chile rojo
  • 6 tazas de verduras picadas, descartando los tallos (como col rizada, brócoli, espinacas, bok choy, acelgas, rapini, etc.)
  • 1 cucharada de semillas de sésamo tostadas
  • sal al gusto

1. Para preparar el aderezo, mezcle los aceites, la miel, la salsa de soja, el ajo y las hojuelas de chile. Dejar de lado.

2. Prepare un baño de hielo llenando un recipiente grande con hielo y agua. Dejar de lado.

3. Cocine las verduras en una vaporera con tapa colocada sobre una pulgada de agua hirviendo rápidamente hasta que estén de color verde brillante. Sumerja inmediatamente en el baño de hielo, luego transfiera a un colador para que se escurra, presionando suavemente con toallas de papel para eliminar la mayor cantidad de agua posible.

4. Mezcle las verduras con el aderezo y agregue sal al gusto. Espolvorea con semillas de sésamo y sirve.


Verdes al vapor con miel y sésamo

Creo que desarraigar tu vida y luego replantar en una nueva ubicación tiende a agotar incluso a la persona más compuesta. Para mí, los factores estresantes de empacar y limpiar y simplemente estar inquieto se ven agravados por el hecho de que De Verdad no me gusta el cambio. Don & # 8217t me malinterprete & # 8211 Estoy muy emocionado de mudarme a nuestra nueva casa, con una cocina nueva, en un gran vecindario. Es solo que me consuelo enormemente con las tradiciones y la previsibilidad. Como cuando hice que mi mejor amiga (también llamada Jenn) comiera panqueques cada vez que teníamos una fiesta de pijamas entre las edades de doce a veinticinco años. Realmente no le gustaban los panqueques, pero me complacía. ¿Ves por qué somos mejores amigos?

A mi perro no le gusta el cambio incluso más de lo que a mí no me gusta. Dejó de comer durante 3 días cuando nuestras cosas empezaron a ir en cajas. Yo nunca iría tan lejos & # 8230

Siempre que sucede algo estresante en mi vida, me obsesiono por completo con otra cosa para evitar pensar en ello. ¿Alguna vez has hecho eso?

Por ejemplo, durante la semana de la mudanza, me llamó la atención la repentina inspiración de sumergirme en un nuevo proyecto de arte que lo consumía todo. Los periódicos que se suponía que debía usar para empacar, en cambio, se usaban para cubrir el piso.

Luego, se sacrificaron varias cajas cuando desarrollé una necesidad inmediata de construir una caja de luz de bricolaje para fotografía. (¡Todas las fotos de esta publicación fueron tomadas con él!)

De todos modos, ahora estamos todos instalados en nuestro nuevo lugar. Y por & # 8220 instalado & # 8221 me refiero a acurrucado entre cajas apiladas hasta el techo, durmiendo en un colchón en el suelo y leyendo a la luz de las velas porque vendimos todas nuestras lámparas y aún no las hemos reemplazado. Al menos ya no estoy bebiendo del azucarero y usando una toallita como guante de cocina.

Solo se desembala una habitación, ¡y esa es la cocina! Sorpresa sorpresa. Fue en parte por necesidad, ya que cocino para mi trabajo. Pero en gran parte se debió a la sobredosis de comida china para llevar y pizza durante la semana de la mudanza. Hay una cantidad limitada de esas cosas que puede comer antes de comenzar a picar algo con un valor nutricional un poco mayor.

Afortunadamente, el nuevo apartamento está a poca distancia de Whole Foods, repleto de verduras de hoja verde. A partir de esto, les traigo el antídoto para la tarifa de la semana de mudanza: verduras mixtas brillantes, ligeramente cocidas al vapor, vestidas con miel, soja y ajo y bañadas con crujientes semillas de sésamo tostadas. Sencillo, saludable y rico en lo delicioso.

Esta receta se inspiró en las verduras al vapor en el mostrador de delicatessen de Capers, una tienda de alimentos naturales de Vancouver. Me gusta el mío a temperatura ambiente, lo que lo convierte en un excelente acompañamiento para llevar a una barbacoa o picnic en el verano, pero también funciona caliente; simplemente omita el paso del baño de hielo y viste las verduras escurridas mientras están calientes.

Use una sola verdura verde o cualquier combinación que desee & # 8211 A menudo combino brócoli, espinacas y col rizada para obtener una variedad de texturas. También es perfecto con opciones más amargas como rapini (también conocido como brócoli raab) o verduras asiáticas como gai lan, ya que la dulzura de la miel contrarresta su nitidez.

Cuando cocine al vapor una combinación de verduras, comience con las más duras como el brócoli, agregando las hojas verdes más delicadas un par de minutos más tarde para que estén todas cocidas al mismo tiempo. Asegúrese de eliminar la mayor cantidad de agua posible para minimizar la dilución del apósito.

Usé el & # 8220método de microondas & # 8221 para tostar las semillas de sésamo & # 8211; simplemente extiéndalas en un plato y cocine en el microondas a alta potencia en intervalos de 2 minutos hasta que estén doradas y fragantes (aproximadamente 4-5 minutos en total). Tenga mucho cuidado al sacar del microondas, ya que el plato se calentará. Esto funciona para cualquier nuez o semilla y # 8211 las más grandes como anacardos y almendras enteras, solo toma más tiempo.

Verdes al vapor con miel y sésamo

  • 2 cucharadas de aceite de canola (u otro neutro)
  • 1/2 cucharadita de aceite de sésamo
  • 2 cucharaditas de miel
  • 1 1/2 cucharada de salsa de soja
  • 1 diente de ajo picado
  • 1/2 cucharadita de hojuelas de chile rojo
  • 6 tazas de verduras picadas, descartando los tallos (como col rizada, brócoli, espinacas, bok choy, acelgas, rapini, etc.)
  • 1 cucharada de semillas de sésamo tostadas
  • sal al gusto

1. Para preparar el aderezo, mezcle los aceites, la miel, la salsa de soja, el ajo y las hojuelas de chile. Dejar de lado.

2. Prepare un baño de hielo llenando un recipiente grande con hielo y agua. Dejar de lado.

3. Cocine las verduras en una vaporera con tapa colocada sobre una pulgada de agua hirviendo rápidamente hasta que estén de color verde brillante. Sumerja inmediatamente en el baño de hielo, luego transfiera a un colador para que se escurra, presionando suavemente con toallas de papel para eliminar la mayor cantidad de agua posible.

4. Mezcle las verduras con el aderezo y agregue sal al gusto. Espolvorea con semillas de sésamo y sirve.


Verdes al vapor con miel y sésamo

Creo que desarraigar tu vida y luego replantar en una nueva ubicación tiende a agotar incluso a la persona más compuesta. Para mí, los factores estresantes de empacar y limpiar y simplemente estar inquieto se ven agravados por el hecho de que De Verdad no me gusta el cambio. Don & # 8217t me malinterprete & # 8211 Estoy muy emocionado de mudarme a nuestra nueva casa, con una cocina nueva, en un gran vecindario. Es solo que me consuelo enormemente con las tradiciones y la previsibilidad. Por ejemplo, cuando hice que mi mejor amiga (también llamada Jenn) comiera panqueques cada vez que teníamos una fiesta de pijamas entre las edades de doce y veinticinco años. Realmente no le gustaban los panqueques, pero me complacía. ¿Ves por qué somos mejores amigos?

A mi perro no le gusta el cambio incluso más de lo que a mí no me gusta. Dejó de comer durante 3 días cuando nuestras cosas empezaron a ir en cajas. Yo nunca iría tan lejos & # 8230

Siempre que sucede algo estresante en mi vida, me obsesiono por completo con otra cosa para evitar pensar en ello. ¿Alguna vez has hecho eso?

Por ejemplo, durante la semana de la mudanza, me llamó la atención la repentina inspiración de sumergirme en un nuevo proyecto de arte que lo consumía todo. Los periódicos que se suponía que debía usar para empacar, en cambio, se usaban para cubrir el piso.

Luego, se sacrificaron varias cajas cuando desarrollé una necesidad inmediata de construir una caja de luz de bricolaje para fotografía. (¡Todas las fotos de esta publicación fueron tomadas con él!)

De todos modos, ahora estamos todos instalados en nuestro nuevo lugar. Y por & # 8220 asentado & # 8221 me refiero a acurrucado entre cajas apiladas hasta el techo, durmiendo en un colchón en el suelo y leyendo a la luz de las velas porque vendimos todas nuestras lámparas y aún no las hemos reemplazado. Al menos ya no estoy bebiendo del azucarero y usando una toallita como guante de cocina.

Solo se desembala una habitación, ¡y esa es la cocina! Sorpresa sorpresa. Fue en parte por necesidad, ya que cocino para mi trabajo. Pero en gran parte se debió a la sobredosis de comida china para llevar y pizza durante la semana de la mudanza. Hay & # 8217 sólo una parte de esas cosas que puede comer antes de comenzar a picar algo de valor nutricional un poco más.

Afortunadamente, el nuevo apartamento está a poca distancia de Whole Foods, repleto de verduras de hoja verde. A partir de esto, les traigo el antídoto para la tarifa de la semana de mudanza: verduras mixtas brillantes, ligeramente cocidas al vapor, vestidas con miel, soja y ajo y bañadas con crujientes semillas de sésamo tostadas. Sencillo, saludable y rico en lo delicioso.

Esta receta se inspiró en las verduras al vapor en el mostrador de delicatessen de Capers, una tienda de alimentos naturales de Vancouver. Me gusta el mío a temperatura ambiente, lo que lo convierte en un excelente acompañamiento para llevar a una barbacoa o picnic en el verano, pero también funciona caliente; simplemente omite el paso del baño de hielo y viste las verduras escurridas mientras están calientes.

Use una sola verdura verde o cualquier combinación que desee & # 8211 A menudo combino brócoli, espinacas y col rizada para obtener una variedad de texturas. También es perfecto con opciones más amargas como rapini (también conocido como brócoli raab) o verduras asiáticas como gai lan, ya que la dulzura de la miel contrarresta su nitidez.

Cuando cocine al vapor una combinación de verduras, comience con las más duras como el brócoli, agregando las verduras de hoja más delicadas un par de minutos más tarde para que estén todas cocidas al mismo tiempo. Asegúrese de eliminar la mayor cantidad de agua posible para minimizar la dilución del apósito.

Utilicé el & # 8220 método de microondas & # 8221 para tostar las semillas de sésamo & # 8211, simplemente extiéndalas en un plato y cocine en el microondas a alta potencia en intervalos de 2 minutos hasta que estén doradas y fragantes (aproximadamente 4-5 minutos en total). Tenga mucho cuidado al sacar del microondas, ya que el plato se calentará. Esto funciona para cualquier nuez o semilla y # 8211 las más grandes como anacardos y almendras enteras, solo toma más tiempo.

Verdes al vapor con miel y sésamo

  • 2 cucharadas de aceite de canola (u otro neutro)
  • 1/2 cucharadita de aceite de sésamo
  • 2 cucharaditas de miel
  • 1 1/2 cucharada de salsa de soja
  • 1 diente de ajo picado
  • 1/2 cucharadita de hojuelas de chile rojo
  • 6 tazas de verduras picadas, descartando los tallos (como col rizada, brócoli, espinacas, bok choy, acelgas, rapini, etc.)
  • 1 cucharada de semillas de sésamo tostadas
  • sal al gusto

1. Para preparar el aderezo, mezcle los aceites, la miel, la salsa de soja, el ajo y las hojuelas de chile. Dejar de lado.

2. Prepare un baño de hielo llenando un recipiente grande con hielo y agua. Dejar de lado.

3. Cocine las verduras en una vaporera con tapa colocada sobre una pulgada de agua hirviendo rápidamente hasta que estén de color verde brillante. Sumerja inmediatamente en el baño de hielo, luego transfiera a un colador para drenar, presionando suavemente con toallas de papel para eliminar la mayor cantidad de agua posible.

4. Mezcle las verduras con el aderezo y agregue sal al gusto. Espolvorea con semillas de sésamo y sirve.


Verdes al vapor con miel y sésamo

Creo que desarraigar tu vida y luego replantar en una nueva ubicación tiende a agotar incluso a la persona más compuesta. Para mí, los factores estresantes de empacar y limpiar y simplemente estar inquieto se ven agravados por el hecho de que De Verdad no me gusta el cambio. Don & # 8217t me malinterprete & # 8211 Estoy muy emocionado de mudarme a nuestra nueva casa, con una cocina nueva, en un gran vecindario. Es solo que me consuelo enormemente con las tradiciones y la previsibilidad. Por ejemplo, cuando hice que mi mejor amiga (también llamada Jenn) comiera panqueques cada vez que teníamos una fiesta de pijamas entre las edades de doce y veinticinco años. Realmente no le gustaban los panqueques, pero me complacía. ¿Ves por qué somos mejores amigos?

A mi perro no le gusta el cambio incluso más de lo que a mí no me gusta. Dejó de comer durante 3 días cuando nuestras cosas empezaron a ir en cajas. Yo nunca iría tan lejos & # 8230

Siempre que sucede algo estresante en mi vida, me obsesiono por completo con otra cosa para evitar pensar en ello. ¿Alguna vez has hecho eso?

Por ejemplo, durante la semana de la mudanza, me llamó la atención la repentina inspiración de sumergirme en un nuevo proyecto de arte que lo consumía todo. Los periódicos que se suponía que debía usar para empacar, en cambio, se usaban para cubrir el piso.

Luego, se sacrificaron varias cajas cuando desarrollé una necesidad inmediata de construir una caja de luz de bricolaje para fotografía. (¡Todas las fotos de esta publicación fueron tomadas con él!)

De todos modos, ahora estamos todos instalados en nuestro nuevo lugar. Y por & # 8220 instalado & # 8221 me refiero a acurrucado entre cajas apiladas hasta el techo, durmiendo en un colchón en el suelo y leyendo a la luz de las velas porque vendimos todas nuestras lámparas y aún no las hemos reemplazado. Al menos ya no estoy bebiendo del azucarero y usando una toallita como guante de cocina.

Solo se desembala una habitación, ¡y esa es la cocina! Sorpresa sorpresa. Fue en parte por necesidad, ya que cocino para mi trabajo. Pero en gran parte se debió a la sobredosis de comida china para llevar y pizza durante la semana de la mudanza. Hay una cantidad limitada de esas cosas que puede comer antes de comenzar a picar algo con un valor nutricional un poco mayor.

Afortunadamente, el nuevo apartamento está a poca distancia de Whole Foods, repleto de verduras de hoja verde. A partir de esto, les traigo el antídoto para la tarifa de la semana de mudanza: verduras mixtas brillantes, ligeramente cocidas al vapor, vestidas con miel, soja y ajo y bañadas con crujientes semillas de sésamo tostadas. Sencillo, saludable y rico en lo delicioso.

Esta receta se inspiró en las verduras al vapor en el mostrador de delicatessen de Capers, una tienda de alimentos naturales de Vancouver. Me gusta el mío a temperatura ambiente, lo que lo convierte en un excelente acompañamiento para llevar a una barbacoa o picnic en el verano, pero también funciona caliente; simplemente omite el paso del baño de hielo y viste las verduras escurridas mientras están calientes.

Use una sola verdura verde o cualquier combinación que desee & # 8211 A menudo combino brócoli, espinacas y col rizada para obtener una variedad de texturas. También es perfecto con opciones más amargas como rapini (también conocido como brócoli raab) o verduras asiáticas como gai lan, ya que la dulzura de la miel contrarresta su nitidez.

Cuando cocine al vapor una combinación de verduras, comience con las más duras como el brócoli, agregando las verduras de hoja más delicadas un par de minutos más tarde para que estén todas cocidas al mismo tiempo. Asegúrese de eliminar la mayor cantidad de agua posible para minimizar la dilución del apósito.

Utilicé el & # 8220 método de microondas & # 8221 para tostar las semillas de sésamo & # 8211, simplemente extiéndalas en un plato y cocine en el microondas a alta potencia en intervalos de 2 minutos hasta que estén doradas y fragantes (aproximadamente 4-5 minutos en total). Tenga mucho cuidado al sacar del microondas, ya que el plato se calentará. Esto funciona para cualquier nuez o semilla y # 8211 las más grandes como anacardos y almendras enteras, solo toma más tiempo.

Verdes al vapor con miel y sésamo

  • 2 cucharadas de aceite de canola (u otro neutro)
  • 1/2 cucharadita de aceite de sésamo
  • 2 cucharaditas de miel
  • 1 1/2 cucharada de salsa de soja
  • 1 diente de ajo picado
  • 1/2 cucharadita de hojuelas de chile rojo
  • 6 tazas de verduras picadas, descartando los tallos (como col rizada, brócoli, espinacas, bok choy, acelgas, rapini, etc.)
  • 1 cucharada de semillas de sésamo tostadas
  • sal al gusto

1. Para preparar el aderezo, mezcle los aceites, la miel, la salsa de soja, el ajo y las hojuelas de chile. Dejar de lado.

2. Prepare un baño de hielo llenando un recipiente grande con hielo y agua. Dejar de lado.

3. Cocine las verduras en una vaporera con tapa colocada sobre una pulgada de agua hirviendo rápidamente hasta que estén de color verde brillante. Sumerja inmediatamente en el baño de hielo, luego transfiera a un colador para que se escurra, presionando suavemente con toallas de papel para eliminar la mayor cantidad de agua posible.

4. Mezcle las verduras con el aderezo y agregue sal al gusto. Espolvorea con semillas de sésamo y sirve.


Verdes al vapor con miel y sésamo

Creo que desarraigar tu vida y luego replantar en una nueva ubicación tiende a agotar incluso a la persona más compuesta. Para mí, los factores estresantes de empacar y limpiar y simplemente estar inquieto se ven agravados por el hecho de que De Verdad no me gusta el cambio. Don & # 8217t me malinterprete & # 8211 Estoy muy emocionado de mudarme a nuestra nueva casa, con una cocina nueva, en un gran vecindario. Es solo que me consuelo enormemente con las tradiciones y la previsibilidad. Por ejemplo, cuando hice que mi mejor amiga (también llamada Jenn) comiera panqueques cada vez que teníamos una fiesta de pijamas entre las edades de doce y veinticinco años. Realmente no le gustaban los panqueques, pero me complacía. ¿Ves por qué somos mejores amigos?

A mi perro no le gusta el cambio incluso más de lo que a mí no me gusta. Dejó de comer durante 3 días cuando nuestras cosas empezaron a ir en cajas. Yo nunca iría tan lejos & # 8230

Siempre que sucede algo estresante en mi vida, me obsesiono por completo con otra cosa para evitar pensar en ello. ¿Alguna vez has hecho eso?

Por ejemplo, durante la semana de la mudanza, me llamó la atención la repentina inspiración de sumergirme en un nuevo proyecto de arte que lo consumía todo. Los periódicos que se suponía que debía usar para empacar, en cambio, se usaban para cubrir el piso.

Luego, se sacrificaron varias cajas cuando desarrollé una necesidad inmediata de construir una caja de luz de bricolaje para fotografía. (¡Todas las fotos de esta publicación fueron tomadas con él!)

De todos modos, ahora estamos todos instalados en nuestro nuevo lugar. Y por & # 8220 asentado & # 8221 me refiero a acurrucado entre cajas apiladas hasta el techo, durmiendo en un colchón en el suelo y leyendo a la luz de las velas porque vendimos todas nuestras lámparas y aún no las hemos reemplazado. Al menos ya no estoy bebiendo del azucarero y usando una toallita como guante de cocina.

Solo se desembala una habitación, ¡y esa es la cocina! Sorpresa sorpresa. Fue en parte por necesidad, ya que cocino para mi trabajo. Pero en gran parte se debió a la sobredosis de comida china para llevar y pizza durante la semana de mudanza. Hay una cantidad limitada de esas cosas que puede comer antes de comenzar a picar algo con un valor nutricional un poco mayor.

Afortunadamente, el nuevo apartamento está a poca distancia de Whole Foods, repleto de verduras de hoja verde. A partir de esto, les traigo el antídoto para la tarifa de la semana de mudanza: verduras mixtas brillantes, ligeramente cocidas al vapor, vestidas con miel, soja y ajo y bañadas con crujientes semillas de sésamo tostadas. Sencillo, saludable y rico en lo delicioso.

Esta receta se inspiró en las verduras al vapor en el mostrador de delicatessen de Capers, una tienda de alimentos naturales de Vancouver. Me gusta el mío a temperatura ambiente, lo que lo convierte en un excelente acompañamiento para llevar a una barbacoa o picnic en el verano, pero también funciona caliente; simplemente omita el paso del baño de hielo y viste las verduras escurridas mientras están calientes.

Use una sola verdura verde o cualquier combinación que desee & # 8211 A menudo combino brócoli, espinacas y col rizada para obtener una variedad de texturas. También es perfecto con opciones más amargas como rapini (también conocido como brócoli raab) o verduras asiáticas como gai lan, ya que la dulzura de la miel contrarresta su nitidez.

Cuando cocine al vapor una combinación de verduras, comience con las más duras como el brócoli, agregando las verduras de hoja más delicadas un par de minutos más tarde para que estén todas cocidas al mismo tiempo. Asegúrese de eliminar la mayor cantidad de agua posible para minimizar la dilución del apósito.

Usé el & # 8220método de microondas & # 8221 para tostar las semillas de sésamo & # 8211; simplemente extiéndalas en un plato y cocine en el microondas a alta potencia en intervalos de 2 minutos hasta que estén doradas y fragantes (aproximadamente 4-5 minutos en total). Tenga mucho cuidado al sacar del microondas, ya que el plato se calentará. Esto funciona para cualquier nuez o semilla y # 8211 las más grandes como anacardos y almendras enteras, solo toma más tiempo.

Verdes al vapor con miel y sésamo

  • 2 cucharadas de aceite de canola (u otro neutro)
  • 1/2 cucharadita de aceite de sésamo
  • 2 cucharaditas de miel
  • 1 1/2 cucharada de salsa de soja
  • 1 diente de ajo picado
  • 1/2 cucharadita de hojuelas de chile rojo
  • 6 tazas de verduras picadas, descartando los tallos (como col rizada, brócoli, espinacas, bok choy, acelgas, rapini, etc.)
  • 1 cucharada de semillas de sésamo tostadas
  • sal al gusto

1. Para preparar el aderezo, mezcle los aceites, la miel, la salsa de soja, el ajo y las hojuelas de chile. Dejar de lado.

2. Prepare un baño de hielo llenando un recipiente grande con hielo y agua. Dejar de lado.

3. Cocine las verduras en una vaporera con tapa colocada sobre una pulgada de agua hirviendo rápidamente hasta que estén de color verde brillante. Sumerja inmediatamente en el baño de hielo, luego transfiera a un colador para que se escurra, presionando suavemente con toallas de papel para eliminar la mayor cantidad de agua posible.

4. Mezcle las verduras con el aderezo y agregue sal al gusto. Espolvorea con semillas de sésamo y sirve.


Verdes al vapor con miel y sésamo

Creo que desarraigar tu vida y luego replantar en una nueva ubicación tiende a agotar incluso a la persona más compuesta. Para mí, los factores estresantes de empacar y limpiar y simplemente estar inquieto se ven agravados por el hecho de que De Verdad no me gusta el cambio. No me malinterpretes, estoy muy emocionado de mudarme a nuestra nueva casa, con una cocina nueva, en un gran vecindario. Es sólo que me consuelo enormemente con las tradiciones y la previsibilidad. Por ejemplo, cuando hice que mi mejor amiga (también llamada Jenn) comiera panqueques cada vez que teníamos una fiesta de pijamas entre las edades de doce y veinticinco años. Realmente no le gustaban los panqueques, pero me complacía. ¿Ves por qué somos mejores amigos?

A mi perro no le gusta el cambio incluso más de lo que a mí no me gusta. Dejó de comer durante 3 días cuando nuestras cosas empezaron a ir en cajas. Yo nunca iría tan lejos & # 8230

Siempre que sucede algo estresante en mi vida, me obsesiono por completo con otra cosa para evitar pensar en ello. ¿Alguna vez has hecho eso?

Por ejemplo, durante la semana de la mudanza, me llamó la atención la repentina inspiración de sumergirme en un nuevo proyecto de arte que lo consumía todo. Los periódicos que se suponía que debía usar para empacar, en cambio, se usaban para cubrir el piso.

Luego, se sacrificaron varias cajas cuando desarrollé una necesidad inmediata de construir una caja de luz de bricolaje para fotografía. (¡Todas las fotos de esta publicación fueron tomadas con él!)

De todos modos, ahora estamos todos instalados en nuestro nuevo lugar. Y por & # 8220 instalado & # 8221 me refiero a acurrucado entre cajas apiladas hasta el techo, durmiendo en un colchón en el suelo y leyendo a la luz de las velas porque vendimos todas nuestras lámparas y aún no las hemos reemplazado. Al menos ya no estoy bebiendo del azucarero y usando una toallita como guante de cocina.

Solo se desembala una habitación, ¡y esa es la cocina! Sorpresa sorpresa. Fue en parte por necesidad, ya que cocino para mi trabajo. But in great part it was due to the moving-week overdose of chinese takeout and pizza. There’s only so much of that stuff you can eat before you start to itch for something of a bit more nutritional value.

Happily, the new apartment is walking distance to a Whole Foods, bursting with green leafy veggies. From this, I bring you the antidote to moving-week fare – bright, lightly steamed mixed greens dressed in honey, soy and garlic and showered with crunchy toasted sesame seeds. Simple, healthy, and heavy on the delicious.

This recipe was inspired by the steamed greens at the deli counter of Capers, a Vancouver natural foods store. I like mine at room temperature, making it a great side dish to take to a BBQ or picnic in the summer, but it also works hot – you simply skip the ice bath step and dress the drained greens while they’re warm.

Use a single green vegetable or any combination you like – I often combine broccoli, spinach and kale to get a variety of textures. It is also perfect with more bitter options like rapini (a.k.a. broccoli raab) or asian greens like gai lan, as the sweetness of the honey offsets their sharpness.

When steaming a combination of vegetables, start with the tougher ones like broccoli, adding the more delicate leafy greens a couple of minutes later so that they are all cooked at the same time. Be sure to remove as much water as possible, to minimize dilution of the dressing.

I used the “microwave method” for toasting the sesame seeds – just spread them out on a plate and microwave on high power in 2 minute intervals until golden and fragrant (about 4-5 minutes total). Be very careful when removing from microwave, as the plate itself will get hot. This works for any nuts or seeds – bigger ones like cashews and whole almonds just take more time.

Honey-Sesame Steamed Greens

  • 2 tbsp canola (or other neutral) oil
  • 1/2 tsp sesame oil
  • 2 cucharaditas de miel
  • 1 1/2 tbsp soy sauce
  • 1 diente de ajo picado
  • 1/2 tsp red chili flakes
  • 6 cups chopped greens, stems discarded (like kale, broccoli, spinach, bok choy, swiss chard, rapini, etc.)
  • 1 tbsp sesame seeds, toasted
  • sal al gusto

1. To make dressing, whisk together oils, honey, soy sauce, garlic and chili flakes. Dejar de lado.

2. Prepare an ice bath by filling a large bowl with ice and water. Dejar de lado.

3. Cook the greens in a lidded steamer set over an inch of rapidly boiling water until they are bright green. Plunge immediately in the ice bath, then transfer to a colander to drain, pressing on them gently with paper towels to remove as much water as possible.

4. Toss the greens with the dressing and add salt to taste. Sprinkle with sesame seeds and serve.


Honey-Sesame Steamed Greens

I think uprooting your life and then replanting in a new location tends to frazzle even the most composed person. For me, the general moving stressors of packing and cleaning and just being unsettled are compounded by the fact that I De Verdad don’t like change. Don’t get me wrong – I am big-time excited to move into our new home, with a brand new kitchen, in a great neighbourhood. It’s just that I take tremendous comfort in traditions and predictability. Like how I made my best friend (also named Jenn) eat pancakes every time we had a sleepover between the ages of twelve to twenty-five. She really didn’t like pancakes, but she humoured me. See why we’re best friends?

My dog doesn’t like change even more than I don’t like it. He stopped eating for 3 days when our things started going in boxes. I would never go that far…

Whenever something stressful is happening in my life, I become completely obsessed with something else to avoid thinking about it. Do you ever do that?

For example, during the week of the move I was struck by the sudden inspiration to get elbow deep into a new all-consuming art project. The newspapers I was supposed to use for packing instead were used to drop-cloth the floor.

Then several boxes were sacrificed when I developed an immediate need to build a DIY softbox for photography. (All the photos in this post were taken using it!)

Anyway, now we are all settled in to our new place. And by “settled in” I mean nestled in among boxes piled to the ceiling, sleeping on a mattress on the floor, and reading by candlelight because we sold all our lamps and have yet to replace them. At least I am no longer drinking out of the sugar bowl and using a facecloth as an oven mitt.

Only one room is unpacked, and that is the kitchen! Surprise surprise. It was partially out of necessity, seeing as I cook for my job. But in great part it was due to the moving-week overdose of chinese takeout and pizza. There’s only so much of that stuff you can eat before you start to itch for something of a bit more nutritional value.

Happily, the new apartment is walking distance to a Whole Foods, bursting with green leafy veggies. From this, I bring you the antidote to moving-week fare – bright, lightly steamed mixed greens dressed in honey, soy and garlic and showered with crunchy toasted sesame seeds. Simple, healthy, and heavy on the delicious.

This recipe was inspired by the steamed greens at the deli counter of Capers, a Vancouver natural foods store. I like mine at room temperature, making it a great side dish to take to a BBQ or picnic in the summer, but it also works hot – you simply skip the ice bath step and dress the drained greens while they’re warm.

Use a single green vegetable or any combination you like – I often combine broccoli, spinach and kale to get a variety of textures. It is also perfect with more bitter options like rapini (a.k.a. broccoli raab) or asian greens like gai lan, as the sweetness of the honey offsets their sharpness.

When steaming a combination of vegetables, start with the tougher ones like broccoli, adding the more delicate leafy greens a couple of minutes later so that they are all cooked at the same time. Be sure to remove as much water as possible, to minimize dilution of the dressing.

I used the “microwave method” for toasting the sesame seeds – just spread them out on a plate and microwave on high power in 2 minute intervals until golden and fragrant (about 4-5 minutes total). Be very careful when removing from microwave, as the plate itself will get hot. This works for any nuts or seeds – bigger ones like cashews and whole almonds just take more time.

Honey-Sesame Steamed Greens

  • 2 tbsp canola (or other neutral) oil
  • 1/2 tsp sesame oil
  • 2 cucharaditas de miel
  • 1 1/2 tbsp soy sauce
  • 1 diente de ajo picado
  • 1/2 tsp red chili flakes
  • 6 cups chopped greens, stems discarded (like kale, broccoli, spinach, bok choy, swiss chard, rapini, etc.)
  • 1 tbsp sesame seeds, toasted
  • sal al gusto

1. To make dressing, whisk together oils, honey, soy sauce, garlic and chili flakes. Dejar de lado.

2. Prepare an ice bath by filling a large bowl with ice and water. Dejar de lado.

3. Cook the greens in a lidded steamer set over an inch of rapidly boiling water until they are bright green. Plunge immediately in the ice bath, then transfer to a colander to drain, pressing on them gently with paper towels to remove as much water as possible.

4. Toss the greens with the dressing and add salt to taste. Sprinkle with sesame seeds and serve.


Honey-Sesame Steamed Greens

I think uprooting your life and then replanting in a new location tends to frazzle even the most composed person. For me, the general moving stressors of packing and cleaning and just being unsettled are compounded by the fact that I De Verdad don’t like change. Don’t get me wrong – I am big-time excited to move into our new home, with a brand new kitchen, in a great neighbourhood. It’s just that I take tremendous comfort in traditions and predictability. Like how I made my best friend (also named Jenn) eat pancakes every time we had a sleepover between the ages of twelve to twenty-five. She really didn’t like pancakes, but she humoured me. See why we’re best friends?

My dog doesn’t like change even more than I don’t like it. He stopped eating for 3 days when our things started going in boxes. I would never go that far…

Whenever something stressful is happening in my life, I become completely obsessed with something else to avoid thinking about it. Do you ever do that?

For example, during the week of the move I was struck by the sudden inspiration to get elbow deep into a new all-consuming art project. The newspapers I was supposed to use for packing instead were used to drop-cloth the floor.

Then several boxes were sacrificed when I developed an immediate need to build a DIY softbox for photography. (All the photos in this post were taken using it!)

Anyway, now we are all settled in to our new place. And by “settled in” I mean nestled in among boxes piled to the ceiling, sleeping on a mattress on the floor, and reading by candlelight because we sold all our lamps and have yet to replace them. At least I am no longer drinking out of the sugar bowl and using a facecloth as an oven mitt.

Only one room is unpacked, and that is the kitchen! Surprise surprise. It was partially out of necessity, seeing as I cook for my job. But in great part it was due to the moving-week overdose of chinese takeout and pizza. There’s only so much of that stuff you can eat before you start to itch for something of a bit more nutritional value.

Happily, the new apartment is walking distance to a Whole Foods, bursting with green leafy veggies. From this, I bring you the antidote to moving-week fare – bright, lightly steamed mixed greens dressed in honey, soy and garlic and showered with crunchy toasted sesame seeds. Simple, healthy, and heavy on the delicious.

This recipe was inspired by the steamed greens at the deli counter of Capers, a Vancouver natural foods store. I like mine at room temperature, making it a great side dish to take to a BBQ or picnic in the summer, but it also works hot – you simply skip the ice bath step and dress the drained greens while they’re warm.

Use a single green vegetable or any combination you like – I often combine broccoli, spinach and kale to get a variety of textures. It is also perfect with more bitter options like rapini (a.k.a. broccoli raab) or asian greens like gai lan, as the sweetness of the honey offsets their sharpness.

When steaming a combination of vegetables, start with the tougher ones like broccoli, adding the more delicate leafy greens a couple of minutes later so that they are all cooked at the same time. Be sure to remove as much water as possible, to minimize dilution of the dressing.

I used the “microwave method” for toasting the sesame seeds – just spread them out on a plate and microwave on high power in 2 minute intervals until golden and fragrant (about 4-5 minutes total). Be very careful when removing from microwave, as the plate itself will get hot. This works for any nuts or seeds – bigger ones like cashews and whole almonds just take more time.

Honey-Sesame Steamed Greens

  • 2 tbsp canola (or other neutral) oil
  • 1/2 tsp sesame oil
  • 2 cucharaditas de miel
  • 1 1/2 tbsp soy sauce
  • 1 diente de ajo picado
  • 1/2 tsp red chili flakes
  • 6 cups chopped greens, stems discarded (like kale, broccoli, spinach, bok choy, swiss chard, rapini, etc.)
  • 1 tbsp sesame seeds, toasted
  • sal al gusto

1. To make dressing, whisk together oils, honey, soy sauce, garlic and chili flakes. Dejar de lado.

2. Prepare an ice bath by filling a large bowl with ice and water. Dejar de lado.

3. Cook the greens in a lidded steamer set over an inch of rapidly boiling water until they are bright green. Plunge immediately in the ice bath, then transfer to a colander to drain, pressing on them gently with paper towels to remove as much water as possible.

4. Toss the greens with the dressing and add salt to taste. Sprinkle with sesame seeds and serve.


Honey-Sesame Steamed Greens

I think uprooting your life and then replanting in a new location tends to frazzle even the most composed person. For me, the general moving stressors of packing and cleaning and just being unsettled are compounded by the fact that I De Verdad don’t like change. Don’t get me wrong – I am big-time excited to move into our new home, with a brand new kitchen, in a great neighbourhood. It’s just that I take tremendous comfort in traditions and predictability. Like how I made my best friend (also named Jenn) eat pancakes every time we had a sleepover between the ages of twelve to twenty-five. She really didn’t like pancakes, but she humoured me. See why we’re best friends?

My dog doesn’t like change even more than I don’t like it. He stopped eating for 3 days when our things started going in boxes. I would never go that far…

Whenever something stressful is happening in my life, I become completely obsessed with something else to avoid thinking about it. Do you ever do that?

For example, during the week of the move I was struck by the sudden inspiration to get elbow deep into a new all-consuming art project. The newspapers I was supposed to use for packing instead were used to drop-cloth the floor.

Then several boxes were sacrificed when I developed an immediate need to build a DIY softbox for photography. (All the photos in this post were taken using it!)

Anyway, now we are all settled in to our new place. And by “settled in” I mean nestled in among boxes piled to the ceiling, sleeping on a mattress on the floor, and reading by candlelight because we sold all our lamps and have yet to replace them. At least I am no longer drinking out of the sugar bowl and using a facecloth as an oven mitt.

Only one room is unpacked, and that is the kitchen! Surprise surprise. It was partially out of necessity, seeing as I cook for my job. But in great part it was due to the moving-week overdose of chinese takeout and pizza. There’s only so much of that stuff you can eat before you start to itch for something of a bit more nutritional value.

Happily, the new apartment is walking distance to a Whole Foods, bursting with green leafy veggies. From this, I bring you the antidote to moving-week fare – bright, lightly steamed mixed greens dressed in honey, soy and garlic and showered with crunchy toasted sesame seeds. Simple, healthy, and heavy on the delicious.

This recipe was inspired by the steamed greens at the deli counter of Capers, a Vancouver natural foods store. I like mine at room temperature, making it a great side dish to take to a BBQ or picnic in the summer, but it also works hot – you simply skip the ice bath step and dress the drained greens while they’re warm.

Use a single green vegetable or any combination you like – I often combine broccoli, spinach and kale to get a variety of textures. It is also perfect with more bitter options like rapini (a.k.a. broccoli raab) or asian greens like gai lan, as the sweetness of the honey offsets their sharpness.

When steaming a combination of vegetables, start with the tougher ones like broccoli, adding the more delicate leafy greens a couple of minutes later so that they are all cooked at the same time. Be sure to remove as much water as possible, to minimize dilution of the dressing.

I used the “microwave method” for toasting the sesame seeds – just spread them out on a plate and microwave on high power in 2 minute intervals until golden and fragrant (about 4-5 minutes total). Be very careful when removing from microwave, as the plate itself will get hot. This works for any nuts or seeds – bigger ones like cashews and whole almonds just take more time.

Honey-Sesame Steamed Greens

  • 2 tbsp canola (or other neutral) oil
  • 1/2 tsp sesame oil
  • 2 cucharaditas de miel
  • 1 1/2 tbsp soy sauce
  • 1 diente de ajo picado
  • 1/2 tsp red chili flakes
  • 6 cups chopped greens, stems discarded (like kale, broccoli, spinach, bok choy, swiss chard, rapini, etc.)
  • 1 tbsp sesame seeds, toasted
  • sal al gusto

1. To make dressing, whisk together oils, honey, soy sauce, garlic and chili flakes. Dejar de lado.

2. Prepare an ice bath by filling a large bowl with ice and water. Dejar de lado.

3. Cook the greens in a lidded steamer set over an inch of rapidly boiling water until they are bright green. Plunge immediately in the ice bath, then transfer to a colander to drain, pressing on them gently with paper towels to remove as much water as possible.

4. Toss the greens with the dressing and add salt to taste. Sprinkle with sesame seeds and serve.