do.sinergiasostenible.org
Nuevas recetas

4 razones de salud para no consumir gluten (presentación de diapositivas)

4 razones de salud para no consumir gluten (presentación de diapositivas)


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


Razones para no consumir gluten por su salud

Shutterstock / Nattika

Seguir una dieta libre de gluten puede reducir los niveles de ciertas vitaminas y nutrientes que se encuentran comúnmente en los granos. Se sorprenderá de la cantidad de vitaminas y nutrientes esenciales que podría faltar: vitaminas B, vitaminas D, omega-3, hierro, calcio, fibra, tiamina, riboflavina, niacina y ácido fólico. Estos niveles más bajos de elementos esenciales para el cuerpo pueden generar factores de riesgo de ataques cardíacos, enfermedades vasculares y accidentes cerebrovasculares.

Vitaminas y nutrientes menos esenciales

Shutterstock / Nattika

Seguir una dieta libre de gluten puede reducir los niveles de ciertas vitaminas y nutrientes que se encuentran comúnmente en los granos. Estos niveles más bajos de elementos esenciales para el cuerpo pueden generar factores de riesgo de ataques cardíacos, enfermedades vasculares y accidentes cerebrovasculares.

Estreñimiento

Shutterstock / Ruigsantos

El estreñimiento es otro efecto secundario común de no consumir gluten. Los cereales sustitutos, como el arroz, tienen una cantidad inadecuada de fibra en comparación con los productos de trigo y pueden causar estreñimiento.

Colesterol más alto

Shutterstock / Stuart Miles

No es improbable que su colesterol pueda aumentar por no tener gluten, especialmente si tiene la enfermedad celíaca. Para aquellos que tienen celiaquía, antes de dejar de comer gluten, sus intestinos no absorben el colesterol de los alimentos. Por lo tanto, una vez que dejan de comer gluten, sus niveles de colesterol aumentan. Además, los productos envasados ​​sin gluten suelen tener más grasa que sus homólogos rellenos de gluten.

Reducción de la producción de bacterias en el intestino

Shutterstock / NatykachNatalia

La buena producción de bacterias en el intestino, una indicación de una buena salud inmunológica, puede reducirse significativamente mientras se sigue una dieta libre de gluten. Aquellos que no contienen gluten deben asegurarse de agregar fuentes adicionales de probióticos, como el yogur, en sus dietas.


4 razones por las que sus hijos no deberían estar libres de gluten

Los productos sin gluten son cada vez más populares, pero no son adecuados para todos. Si bien una dieta sin gluten puede funcionar para los adultos, solo hay unas pocas razones para que los niños la eviten y muchas razones para no hacerlo. En un comentario reciente publicado en el Revista de pediatría, Describo las consideraciones para los pediatras que pueden estar aconsejando a los padres sobre la dieta sin gluten. Antes de eliminar todo el gluten de sus hijos & # 8217 las comidas, aquí & # 8217s lo que debe saber:

1. El gluten no es tóxico por naturaleza

Los alimentos se componen de tres elementos básicos: grasas, carbohidratos y proteínas. El gluten es una proteína que se encuentra en el trigo, el centeno y la cebada y es un ingrediente común, especialmente en los alimentos procesados. En aproximadamente el 1% de los adultos y los niños, la genética y el gluten se combinan de maneras que no comprendemos completamente para desencadenar una afección llamada enfermedad celíaca, que puede dañar el revestimiento intestinal y provocar problemas nutricionales y gastrointestinales graves, entre otros problemas. Para las personas celíacas, el gluten es tóxico y debe evitarse por completo en la dieta.

Sin embargo, en casi todos los niños, el gluten viaja a través del intestino sin causar enfermedades y nunca ocasionará problemas. Hasta la fecha, la ciencia no ha demostrado que exista una toxina en el gluten que lo haga malo para nuestro cuerpo. Una dieta equilibrada que contenga frutas y verduras frescas, proteínas magras y una variedad de fuentes de carbohidratos es la mejor manera para que los niños sanos se mantengan sanos.

2. Es posible que una dieta sin gluten no proporcione una nutrición equilibrada a los niños.

La comida sin gluten no es lo mismo que la comida sana. Las frutas y verduras son naturalmente libres de gluten y deben incorporarse generosamente en la dieta de cada niño y rsquos. Pero una galleta sin gluten sigue siendo una galleta.

Muchos sustitutos sin gluten de artículos como panes y galletas son en realidad más altos en grasas y calorías que las variedades que contienen gluten. Es posible que los productos sin gluten, como algunos cereales y panes, no estén enriquecidos con nutrientes en el mismo grado que los que contienen gluten. El folato y las vitaminas B a menudo se agregan a nuestros alimentos básicos de almidón habituales, protegiendo silenciosamente a las personas cuyas dietas pueden no estar muy equilibradas de la deficiencia. Sin estas fuentes tranquilas de nutrición, podrían desarrollarse deficiencias de vitaminas.

Una dieta sin gluten a menudo es deficiente en fibra. La fibra es importante para la salud gastrointestinal, incluido el mantenimiento de evacuaciones intestinales regulares. Con bastante frecuencia, los niños que inician una dieta sin gluten se estreñen. El aumento del consumo de arroz, un sustituto común del gluten, también puede exponer a los niños a más arsénico en sus dietas, ya que el arsénico está presente con frecuencia en la tierra donde se cultiva el arroz.

Boletín para padres

Los cuerpos y cerebros en crecimiento requieren una nutrición equilibrada. Para aquellos niños que necesitan una dieta sin gluten, se puede implementar de manera segura y saludable con la guía de un dietista registrado con experiencia para ayudar a evitar todos estos y otros problemas nutricionales.

3. Una dieta sin gluten puede dificultar que los médicos puedan saber si su hijo tiene la enfermedad celíaca.

Los padres son detectives maravillosos y algunos serán los primeros en identificar que su hijo tiene un problema con el gluten. Pero los síntomas por sí solos no son suficientes para diagnosticar la enfermedad celíaca o la alergia al trigo, las dos afecciones relacionadas con el gluten y el trigo que se han relacionado científicamente con enfermedades en los niños. Pero un análisis de sangre para la enfermedad celíaca no puede distinguir entre un niño que tiene la enfermedad celíaca pero está en una dieta libre de gluten y un niño que nunca tuvo la enfermedad celíaca para empezar.

Si le preocupa que su hijo pueda tener un problema con el gluten, hable con el médico de su hijo y rsquos antes de prohibirlo en la dieta de su hijo y rsquos. Un niño con enfermedad celíaca necesita un seguimiento especial a lo largo del tiempo y es posible que los miembros de su familia deban hacerse la prueba. Incluso si planea probar la dieta independientemente del resultado de la prueba, es extremadamente importante para la salud de su hijo y su familia saber por qué es necesaria la dieta.

4. Una dieta sin gluten es socialmente limitante y costosa

No es fácil seguir una dieta libre de gluten en la edad adulta, y es peor en la niñez. La mayoría de las actividades de la infancia giran en torno a la comida (piense en las fiestas de cumpleaños, la hora del refrigerio y el almuerzo en la escuela, excursiones escolares, campamentos). Para los niños que requieren esta dieta limitada por motivos de salud a largo plazo, los padres, las escuelas y el equipo médico trabajan para hacer que la experiencia del niño y la niña en la escuela y en el hogar sea lo más fácil posible. Pero nunca es De Verdad fácil y la mayoría de los niños que he tratado por enfermedad celíaca cambiarían su dieta sin gluten en un instante si supieran que el gluten no los enfermaría. Los niños sin gluten con frecuencia se sienten diferentes de sus compañeros y algunos se preocupan de que la dieta pueda limitar sus opciones futuras, como la universidad y la carrera. Además, los alimentos sin gluten son increíblemente caros y para muchas familias la dieta puede ser difícil de mantener económicamente a largo plazo.

Si los padres necesitan o quieren una dieta libre de gluten, esa es su elección. Pero hay razones importantes para pensarlo dos veces antes de imponerlo a los niños.


4 razones por las que sus hijos no deberían estar libres de gluten

Los productos sin gluten son cada vez más populares, pero no son adecuados para todos. Si bien una dieta sin gluten puede funcionar para los adultos, solo hay unas pocas razones para que los niños la eviten y muchas razones para no hacerlo. En un comentario reciente publicado en el Revista de pediatría, Describo las consideraciones para los pediatras que pueden estar aconsejando a los padres sobre la dieta sin gluten. Antes de eliminar todo el gluten de sus hijos & # 8217 las comidas, aquí & # 8217s lo que debe saber:

1. El gluten no es tóxico por naturaleza

Los alimentos se componen de tres elementos básicos: grasas, carbohidratos y proteínas. El gluten es una proteína que se encuentra en el trigo, el centeno y la cebada y es un ingrediente común, especialmente en los alimentos procesados. En aproximadamente el 1% de los adultos y los niños, la genética y el gluten se combinan de maneras que no comprendemos completamente para desencadenar una afección llamada enfermedad celíaca, que puede dañar el revestimiento intestinal y provocar problemas nutricionales y gastrointestinales graves, entre otros problemas. Para las personas celíacas, el gluten es tóxico y debe evitarse por completo en la dieta.

Sin embargo, en casi todos los niños, el gluten viaja a través del intestino sin causar enfermedades y nunca ocasionará problemas. Hasta la fecha, la ciencia no ha demostrado que exista una toxina en el gluten que lo haga malo para nuestro cuerpo. Una dieta equilibrada que contenga frutas y verduras frescas, proteínas magras y una variedad de fuentes de carbohidratos es la mejor manera para que los niños sanos se mantengan sanos.

2. Es posible que una dieta sin gluten no proporcione una nutrición equilibrada a los niños.

La comida sin gluten no es lo mismo que la comida sana. Las frutas y verduras son naturalmente libres de gluten y deben incorporarse generosamente en la dieta de cada niño y rsquos. Pero una galleta sin gluten sigue siendo una galleta.

Muchos sustitutos sin gluten de artículos como panes y galletas son en realidad más altos en grasas y calorías que las variedades que contienen gluten. Es posible que los productos sin gluten, como algunos cereales y panes, no estén enriquecidos con nutrientes en el mismo grado que los que contienen gluten. El folato y las vitaminas B a menudo se agregan a nuestros alimentos básicos de almidón habituales, protegiendo silenciosamente a las personas cuyas dietas pueden no estar muy equilibradas de la deficiencia. Sin estas fuentes tranquilas de nutrición, podrían desarrollarse deficiencias de vitaminas.

Una dieta sin gluten a menudo es deficiente en fibra. La fibra es importante para la salud gastrointestinal, incluido el mantenimiento de evacuaciones intestinales regulares. Con bastante frecuencia, los niños que inician una dieta sin gluten se estreñen. El aumento del consumo de arroz, un sustituto común del gluten, también puede exponer a los niños a más arsénico en sus dietas, ya que el arsénico está presente con frecuencia en la tierra donde se cultiva el arroz.

Boletín para padres

Los cuerpos y cerebros en crecimiento requieren una nutrición equilibrada. Para aquellos niños que necesitan una dieta sin gluten, se puede implementar de manera segura y saludable con la guía de un dietista registrado con experiencia para ayudar a evitar todos estos y otros problemas nutricionales.

3. Una dieta libre de gluten puede dificultar que los médicos puedan saber si su hijo tiene la enfermedad celíaca.

Los padres son detectives maravillosos y algunos serán los primeros en identificar que su hijo tiene un problema con el gluten. Pero los síntomas por sí solos no son suficientes para diagnosticar la enfermedad celíaca o la alergia al trigo, las dos afecciones relacionadas con el gluten y el trigo que se han relacionado científicamente con enfermedades en los niños. Pero un análisis de sangre para la enfermedad celíaca no puede distinguir entre un niño que tiene la enfermedad celíaca pero está en una dieta libre de gluten y un niño que nunca tuvo la enfermedad celíaca para empezar.

Si le preocupa que su hijo pueda tener un problema con el gluten, hable con el médico de su hijo y rsquos antes de prohibirlo en la dieta de su hijo y rsquos. Un niño con enfermedad celíaca necesita un seguimiento especial a lo largo del tiempo y es posible que los miembros de su familia deban hacerse la prueba. Incluso si planea probar la dieta independientemente del resultado de la prueba, es extremadamente importante para la salud de su hijo y su familia saber por qué es necesaria la dieta.

4. Una dieta sin gluten es socialmente limitante y costosa

No es fácil seguir una dieta libre de gluten en la edad adulta, y es peor en la niñez. La mayoría de las actividades de la infancia giran en torno a la comida (piense en las fiestas de cumpleaños, la merienda y el almuerzo en la escuela, excursiones escolares, campamentos). Para los niños que requieren esta dieta limitada por motivos de salud a largo plazo, los padres, las escuelas y el equipo médico trabajan para hacer que la experiencia del niño y la niña en la escuela y en el hogar sea lo más fácil posible. Pero nunca es De Verdad fácil y la mayoría de los niños que he tratado por enfermedad celíaca cambiarían su dieta sin gluten en un instante si supieran que el gluten no los enfermaría. Los niños sin gluten con frecuencia se sienten diferentes de sus compañeros y algunos se preocupan de que la dieta pueda limitar sus opciones futuras, como la universidad y la carrera. Además, los alimentos sin gluten son increíblemente caros y, a largo plazo, para muchas familias la dieta puede ser difícil de mantener económicamente.

Si los padres necesitan o quieren una dieta libre de gluten, esa es su elección. Pero hay razones importantes para pensarlo dos veces antes de imponerlo a los niños.


4 razones por las que sus hijos no deberían estar libres de gluten

Los productos sin gluten son cada vez más populares, pero no son adecuados para todos. Si bien una dieta sin gluten puede funcionar para los adultos, solo hay unas pocas razones para que los niños la eviten y muchas razones para no hacerlo. En un comentario reciente publicado en el Revista de pediatría, Describo las consideraciones para los pediatras que pueden estar aconsejando a los padres sobre la dieta sin gluten. Antes de eliminar todo el gluten de sus hijos & # 8217 las comidas, aquí & # 8217s lo que debe saber:

1. El gluten no es tóxico por naturaleza

Los alimentos se componen de tres elementos básicos: grasas, carbohidratos y proteínas. El gluten es una proteína que se encuentra en el trigo, el centeno y la cebada y es un ingrediente común, especialmente en los alimentos procesados. En aproximadamente el 1% de los adultos y los niños, la genética y el gluten se combinan de maneras que no comprendemos completamente para desencadenar una afección llamada enfermedad celíaca, que puede dañar el revestimiento intestinal y provocar problemas nutricionales y gastrointestinales graves, entre otros problemas. Para las personas celíacas, el gluten es tóxico y debe evitarse por completo en la dieta.

Sin embargo, en casi todos los niños, el gluten viaja a través del intestino sin causar enfermedades y nunca ocasionará problemas. Hasta la fecha, la ciencia no ha demostrado que exista una toxina en el gluten que lo haga malo para nuestro cuerpo. Una dieta equilibrada que contenga frutas y verduras frescas, proteínas magras y una variedad de fuentes de carbohidratos es la mejor manera para que los niños sanos se mantengan sanos.

2. Es posible que una dieta sin gluten no proporcione una nutrición equilibrada a los niños.

La comida sin gluten no es lo mismo que la comida sana. Las frutas y verduras son naturalmente libres de gluten y deben incorporarse generosamente en la dieta de cada niño y rsquos. Pero una galleta sin gluten sigue siendo una galleta.

Muchos sustitutos sin gluten de artículos como panes y galletas son en realidad más altos en grasas y calorías que las variedades que contienen gluten. Es posible que los productos sin gluten, como algunos cereales y panes, no estén enriquecidos con nutrientes en el mismo grado que los que contienen gluten. El folato y las vitaminas B a menudo se agregan a nuestros alimentos básicos de almidón habituales, protegiendo silenciosamente a las personas cuyas dietas pueden no estar muy equilibradas de la deficiencia. Sin estas fuentes tranquilas de nutrición, podrían desarrollarse deficiencias de vitaminas.

Una dieta sin gluten a menudo es deficiente en fibra. La fibra es importante para la salud gastrointestinal, incluido el mantenimiento de evacuaciones intestinales regulares. Con bastante frecuencia, los niños que inician una dieta sin gluten se estreñen. El aumento del consumo de arroz, un sustituto común del gluten, también puede exponer a los niños a más arsénico en sus dietas, ya que el arsénico está presente con frecuencia en la tierra donde se cultiva el arroz.

Boletín para padres

Los cuerpos y cerebros en crecimiento requieren una nutrición equilibrada. Para aquellos niños que necesitan una dieta sin gluten, se puede implementar de manera segura y saludable con la guía de un dietista registrado experimentado para ayudar a evitar todos estos y otros problemas nutricionales.

3. Una dieta sin gluten puede dificultar que los médicos puedan saber si su hijo tiene la enfermedad celíaca.

Los padres son detectives maravillosos y algunos serán los primeros en identificar que su hijo tiene un problema con el gluten. Pero los síntomas por sí solos no son suficientes para diagnosticar la enfermedad celíaca o la alergia al trigo, las dos afecciones relacionadas con el gluten y el trigo que se han relacionado científicamente con enfermedades en los niños. Pero un análisis de sangre para la enfermedad celíaca no puede distinguir entre un niño que tiene la enfermedad celíaca pero que sigue una dieta libre de gluten y un niño que nunca tuvo la enfermedad celíaca para empezar.

Si le preocupa que su hijo pueda tener un problema con el gluten, hable con el médico de su hijo y rsquos antes de prohibirlo en la dieta de su hijo y rsquos. Un niño con enfermedad celíaca necesita un seguimiento especial a lo largo del tiempo y es posible que los miembros de su familia deban hacerse la prueba. Incluso si planea probar la dieta independientemente del resultado de la prueba, es extremadamente importante para la salud de su hijo y su familia saber por qué es necesaria la dieta.

4. Una dieta sin gluten es socialmente limitante y costosa

No es fácil seguir una dieta libre de gluten en la edad adulta, y es peor en la niñez. La mayoría de las actividades de la infancia giran en torno a la comida (piense en las fiestas de cumpleaños, la merienda y el almuerzo en la escuela, excursiones escolares, campamentos). Para los niños que requieren esta dieta limitada por motivos de salud a largo plazo, los padres, las escuelas y el equipo médico trabajan para hacer que la experiencia del niño y la niña en la escuela y en el hogar sea lo más fácil posible. Pero nunca es De Verdad fácil y la mayoría de los niños que he tratado por enfermedad celíaca cambiarían su dieta sin gluten en un instante si supieran que el gluten no los enfermaría. Los niños sin gluten con frecuencia se sienten diferentes de sus compañeros y algunos se preocupan de que la dieta pueda limitar sus opciones futuras, como la universidad y la carrera. Además, los alimentos sin gluten son increíblemente caros y, a largo plazo, para muchas familias la dieta puede ser difícil de mantener económicamente.

Si los padres necesitan o quieren una dieta libre de gluten, esa es su elección. Pero hay razones importantes para pensarlo dos veces antes de imponerlo a los niños.


4 razones por las que sus hijos no deberían estar libres de gluten

Los productos sin gluten son cada vez más populares, pero no son adecuados para todos. Si bien una dieta sin gluten puede funcionar para los adultos, solo hay unas pocas razones para que los niños la eviten y muchas razones para no hacerlo. En un comentario reciente publicado en el Revista de pediatría, Describo las consideraciones para los pediatras que pueden estar aconsejando a los padres sobre la dieta sin gluten. Antes de eliminar todo el gluten de sus hijos & # 8217 las comidas, aquí & # 8217s lo que debe saber:

1. El gluten no es tóxico por naturaleza

Los alimentos se componen de tres elementos básicos: grasas, carbohidratos y proteínas. El gluten es una proteína que se encuentra en el trigo, el centeno y la cebada y es un ingrediente común, especialmente en los alimentos procesados. En aproximadamente el 1% de los adultos y niños, la genética y el gluten se combinan de maneras que no entendemos completamente para desencadenar una afección llamada enfermedad celíaca, que puede dañar el revestimiento intestinal y provocar problemas nutricionales y gastrointestinales graves, entre otros problemas. Para las personas celíacas, el gluten es tóxico y debe evitarse por completo en la dieta.

Sin embargo, en casi todos los niños, el gluten viaja a través del intestino sin causar enfermedades y nunca ocasionará problemas. Hasta la fecha, la ciencia no ha demostrado que exista una toxina en el gluten que lo haga malo para nuestro cuerpo. Una dieta equilibrada que contenga frutas y verduras frescas, proteínas magras y una variedad de fuentes de carbohidratos es la mejor manera para que los niños sanos se mantengan sanos.

2. Es posible que una dieta sin gluten no proporcione una nutrición equilibrada a los niños.

La comida sin gluten no es lo mismo que la comida sana. Las frutas y verduras son naturalmente libres de gluten y deben incorporarse generosamente en la dieta de cada niño y rsquos. Pero una galleta sin gluten sigue siendo una galleta.

Muchos sustitutos sin gluten de artículos como panes y galletas son en realidad más altos en grasas y calorías que las variedades que contienen gluten. Es posible que los productos sin gluten, como algunos cereales y panes, no estén enriquecidos con nutrientes en el mismo grado que los que contienen gluten. El folato y las vitaminas B a menudo se agregan a nuestros alimentos básicos de almidón habituales, protegiendo silenciosamente a las personas cuyas dietas pueden no estar muy equilibradas de la deficiencia. Sin estas fuentes tranquilas de nutrición, podrían desarrollarse deficiencias de vitaminas.

Una dieta sin gluten a menudo es deficiente en fibra. La fibra es importante para la salud gastrointestinal, incluido el mantenimiento de evacuaciones intestinales regulares. Con bastante frecuencia, los niños que inician una dieta sin gluten se estreñen. El aumento del consumo de arroz, un sustituto común del gluten, también puede exponer a los niños a más arsénico en sus dietas, ya que el arsénico está presente con frecuencia en la tierra donde se cultiva el arroz.

Boletín para padres

Los cuerpos y cerebros en crecimiento requieren una nutrición equilibrada. Para aquellos niños que necesitan una dieta sin gluten, se puede implementar de manera segura y saludable con la guía de un dietista registrado con experiencia para ayudar a evitar todos estos y otros problemas nutricionales.

3. Una dieta sin gluten puede dificultar que los médicos puedan saber si su hijo tiene la enfermedad celíaca.

Los padres son detectives maravillosos y algunos serán los primeros en identificar que su hijo tiene un problema con el gluten. Pero los síntomas por sí solos no son suficientes para diagnosticar la enfermedad celíaca o la alergia al trigo, las dos afecciones relacionadas con el gluten y el trigo que se han relacionado científicamente con enfermedades en los niños. Pero un análisis de sangre para la enfermedad celíaca no puede distinguir entre un niño que tiene la enfermedad celíaca pero que sigue una dieta libre de gluten y un niño que nunca tuvo la enfermedad celíaca para empezar.

Si le preocupa que su hijo pueda tener un problema con el gluten, hable con el médico de su hijo y rsquos antes de prohibirlo en la dieta de su hijo y rsquos. Un niño con enfermedad celíaca necesita un seguimiento especial a lo largo del tiempo y es posible que los miembros de su familia deban hacerse la prueba. Incluso si planea probar la dieta independientemente del resultado de la prueba, es extremadamente importante para la salud de su hijo y su familia saber por qué es necesaria la dieta.

4. Una dieta sin gluten es socialmente limitante y costosa

No es fácil seguir una dieta libre de gluten en la edad adulta, y es peor en la niñez. La mayoría de las actividades de la infancia giran en torno a la comida (piense en las fiestas de cumpleaños, la merienda y el almuerzo en la escuela, excursiones escolares, campamentos). Para los niños que requieren esta dieta limitada por motivos de salud a largo plazo, los padres, las escuelas y el equipo médico trabajan para hacer que la experiencia del niño y la niña en la escuela y en el hogar sea lo más fácil posible. Pero nunca es De Verdad fácil y la mayoría de los niños que he tratado por enfermedad celíaca cambiarían su dieta sin gluten en un instante si supieran que el gluten no los enfermaría. Los niños sin gluten con frecuencia se sienten diferentes de sus compañeros y algunos se preocupan de que la dieta pueda limitar sus opciones futuras, como la universidad y la carrera. Además, los alimentos sin gluten son increíblemente caros y, a largo plazo, para muchas familias la dieta puede ser difícil de mantener económicamente.

Si los padres necesitan o quieren una dieta libre de gluten, esa es su elección. Pero hay razones importantes para pensarlo dos veces antes de imponerlo a los niños.


4 razones por las que sus hijos no deberían estar libres de gluten

Los productos sin gluten son cada vez más populares, pero no son adecuados para todos. Si bien una dieta sin gluten puede funcionar para los adultos, solo hay unas pocas razones para que los niños la eviten y muchas razones para no hacerlo. En un comentario reciente publicado en el Revista de pediatría, Describo las consideraciones para los pediatras que pueden estar aconsejando a los padres sobre la dieta sin gluten. Antes de eliminar todo el gluten de sus hijos & # 8217 las comidas, aquí & # 8217s lo que debe saber:

1. El gluten no es tóxico por naturaleza

Los alimentos se componen de tres elementos básicos: grasas, carbohidratos y proteínas. El gluten es una proteína que se encuentra en el trigo, el centeno y la cebada y es un ingrediente común, especialmente en los alimentos procesados. En aproximadamente el 1% de los adultos y los niños, la genética y el gluten se combinan de maneras que no comprendemos completamente para desencadenar una afección llamada enfermedad celíaca, que puede dañar el revestimiento intestinal y provocar problemas nutricionales y gastrointestinales graves, entre otros problemas. Para las personas celíacas, el gluten es tóxico y debe evitarse por completo en la dieta.

Sin embargo, en casi todos los niños, el gluten viaja a través del intestino sin causar enfermedades y nunca ocasionará problemas. Hasta la fecha, la ciencia no ha demostrado que exista una toxina en el gluten que lo haga malo para nuestro cuerpo. Una dieta equilibrada que contenga frutas y verduras frescas, proteínas magras y una variedad de fuentes de carbohidratos es la mejor manera para que los niños sanos se mantengan sanos.

2. Es posible que una dieta sin gluten no proporcione una nutrición equilibrada a los niños.

La comida sin gluten no es lo mismo que la comida sana. Las frutas y verduras son naturalmente libres de gluten y deben incorporarse generosamente en la dieta de cada niño y rsquos. Pero una galleta sin gluten sigue siendo una galleta.

Muchos sustitutos sin gluten de artículos como panes y galletas son en realidad más altos en grasas y calorías que las variedades que contienen gluten. Es posible que los productos sin gluten, como algunos cereales y panes, no estén enriquecidos con nutrientes en el mismo grado que los que contienen gluten. El folato y las vitaminas B a menudo se agregan a nuestros alimentos básicos de almidón habituales, protegiendo silenciosamente a las personas cuyas dietas pueden no estar muy equilibradas de la deficiencia. Sin estas fuentes tranquilas de nutrición, podrían desarrollarse deficiencias de vitaminas.

Una dieta sin gluten a menudo es deficiente en fibra. La fibra es importante para la salud gastrointestinal, incluido el mantenimiento de evacuaciones intestinales regulares. Con bastante frecuencia, los niños que inician una dieta sin gluten se estreñen. El aumento del consumo de arroz, un sustituto común del gluten, también puede exponer a los niños a más arsénico en sus dietas, ya que el arsénico está presente con frecuencia en la tierra donde se cultiva el arroz.

Boletín para padres

Los cuerpos y cerebros en crecimiento requieren una nutrición equilibrada. Para aquellos niños que necesitan una dieta sin gluten, se puede implementar de manera segura y saludable con la guía de un dietista registrado con experiencia para ayudar a evitar todos estos y otros problemas nutricionales.

3. Una dieta sin gluten puede dificultar que los médicos puedan saber si su hijo tiene la enfermedad celíaca.

Los padres son detectives maravillosos y algunos serán los primeros en identificar que su hijo tiene un problema con el gluten. Pero los síntomas por sí solos no son suficientes para diagnosticar la enfermedad celíaca o la alergia al trigo, las dos afecciones relacionadas con el gluten y el trigo que se han relacionado científicamente con enfermedades en los niños. Pero un análisis de sangre para la enfermedad celíaca no puede distinguir entre un niño que tiene la enfermedad celíaca pero está en una dieta libre de gluten y un niño que nunca tuvo la enfermedad celíaca para empezar.

Si le preocupa que su hijo pueda tener un problema con el gluten, hable con el médico de su hijo y rsquos antes de prohibirlo en la dieta de su hijo y rsquos. Un niño con enfermedad celíaca necesita un seguimiento especial a lo largo del tiempo y es posible que los miembros de su familia deban hacerse la prueba. Incluso si planea probar la dieta independientemente del resultado de la prueba, es extremadamente importante para la salud de su hijo y su familia saber por qué es necesaria la dieta.

4. Una dieta sin gluten es socialmente limitante y costosa

No es fácil seguir una dieta libre de gluten en la edad adulta, y es peor en la niñez. La mayoría de las actividades de la infancia giran en torno a la comida (piense en las fiestas de cumpleaños, la hora del refrigerio y el almuerzo en la escuela, excursiones escolares, campamentos). Para los niños que requieren esta dieta limitada por motivos de salud a largo plazo, los padres, las escuelas y el equipo médico trabajan para hacer que la experiencia del niño y la niña en la escuela y en el hogar sea lo más fácil posible. Pero nunca es De Verdad fácil y la mayoría de los niños que he tratado por enfermedad celíaca cambiarían su dieta sin gluten en un instante si supieran que el gluten no los enfermaría. Los niños sin gluten con frecuencia se sienten diferentes de sus compañeros y algunos se preocupan de que la dieta pueda limitar sus opciones futuras, como la universidad y la carrera. Además, los alimentos sin gluten son increíblemente caros y, a largo plazo, para muchas familias la dieta puede ser difícil de mantener económicamente.

Si los padres necesitan o quieren una dieta libre de gluten, esa es su elección. Pero hay razones importantes para pensarlo dos veces antes de imponerlo a los niños.


4 razones por las que sus hijos no deberían estar libres de gluten

Los productos sin gluten son cada vez más populares, pero no son adecuados para todos. Si bien una dieta sin gluten puede funcionar para los adultos, solo hay unas pocas razones para que los niños la eviten y muchas razones para no hacerlo. En un comentario reciente publicado en el Revista de pediatría, Describo las consideraciones para los pediatras que pueden estar aconsejando a los padres sobre la dieta sin gluten. Antes de eliminar todo el gluten de sus hijos & # 8217 las comidas, aquí & # 8217s lo que debe saber:

1. El gluten no es tóxico por naturaleza

Los alimentos se componen de tres elementos básicos: grasas, carbohidratos y proteínas. El gluten es una proteína que se encuentra en el trigo, el centeno y la cebada y es un ingrediente común, especialmente en los alimentos procesados. En aproximadamente el 1% de los adultos y los niños, la genética y el gluten se combinan de maneras que no comprendemos completamente para desencadenar una afección llamada enfermedad celíaca, que puede dañar el revestimiento intestinal y provocar problemas nutricionales y gastrointestinales graves, entre otros problemas. Para las personas celíacas, el gluten es tóxico y debe evitarse por completo en la dieta.

Sin embargo, en casi todos los niños, el gluten viaja a través del intestino sin causar enfermedades y nunca ocasionará problemas. Hasta la fecha, la ciencia no ha demostrado que exista una toxina en el gluten que lo haga malo para nuestro cuerpo. Una dieta equilibrada que contenga frutas y verduras frescas, proteínas magras y una variedad de fuentes de carbohidratos es la mejor manera para que los niños sanos se mantengan sanos.

2. Es posible que una dieta sin gluten no proporcione una nutrición equilibrada a los niños.

La comida sin gluten no es lo mismo que la comida sana. Las frutas y verduras son naturalmente libres de gluten y deben incorporarse generosamente en la dieta de cada niño y rsquos. Pero una galleta sin gluten sigue siendo una galleta.

Muchos sustitutos sin gluten de artículos como panes y galletas son en realidad más altos en grasas y calorías que las variedades que contienen gluten. Es posible que los productos sin gluten, como algunos cereales y panes, no estén enriquecidos con nutrientes en el mismo grado que los que contienen gluten. El folato y las vitaminas B a menudo se agregan a nuestros alimentos básicos de almidón habituales, protegiendo silenciosamente a las personas cuyas dietas pueden no estar muy equilibradas de la deficiencia. Sin estas fuentes tranquilas de nutrición, podrían desarrollarse deficiencias de vitaminas.

Una dieta sin gluten a menudo es deficiente en fibra. La fibra es importante para la salud gastrointestinal, incluido el mantenimiento de evacuaciones intestinales regulares. Con bastante frecuencia, los niños que inician una dieta sin gluten se estreñen. El aumento del consumo de arroz, un sustituto común del gluten, también puede exponer a los niños a más arsénico en sus dietas, ya que el arsénico está presente con frecuencia en la tierra donde se cultiva el arroz.

Boletín para padres

Los cuerpos y cerebros en crecimiento requieren una nutrición equilibrada. Para aquellos niños que necesitan una dieta sin gluten, se puede implementar de manera segura y saludable con la guía de un dietista registrado con experiencia para ayudar a evitar todos estos y otros problemas nutricionales.

3. Una dieta sin gluten puede dificultar que los médicos puedan saber si su hijo tiene la enfermedad celíaca.

Los padres son detectives maravillosos y algunos serán los primeros en identificar que su hijo tiene un problema con el gluten. Pero los síntomas por sí solos no son suficientes para diagnosticar la enfermedad celíaca o la alergia al trigo, las dos afecciones relacionadas con el gluten y el trigo que se han relacionado científicamente con enfermedades en los niños. Pero un análisis de sangre para la enfermedad celíaca no puede distinguir entre un niño que tiene la enfermedad celíaca pero que sigue una dieta libre de gluten y un niño que nunca tuvo la enfermedad celíaca para empezar.

Si le preocupa que su hijo pueda tener un problema con el gluten, hable con el médico de su hijo y rsquos antes de prohibirlo en la dieta de su hijo y rsquos. A child with celiac disease needs special monitoring over time and their family members may need to be tested. Even if you plan to give the diet a try regardless of the test result, it is extremely important for your child and family&rsquos health to know why the diet is necessary.

4. A gluten-free diet is socially limiting and expensive

It’s not easy to be on a gluten-free diet as an adult, and it’s worse as a child. Most childhood activities revolve around food (think birthday parties, snack time and lunch in school, class trips, camp). For children who require this limited diet for long-term health, parents, schools, and the medical team work to make the child&rsquos experience in school and at home as easy as possible. But it is never De Verdad easy and most of the children I have treated for celiac disease would trade in their gluten-free diet in an instant if they knew gluten would not make them sick. Gluten-free children frequently feel different from their peers, and some worry that the diet may limit their future choices, like college and career. In addition, gluten-free foods are incredibly expensive and for many families the diet can be challenging to financially sustain in the long run.

If parents need or want a diet free of gluten, that is their choice. But there are significant reasons to think twice before imposing it on kids.


4 Reasons Why Your Kids Should Not Be Gluten Free

G luten-free products are increasingly popular, but they are not suitable for everyone. While a diet without gluten may work for adults, there are only a few reasons for children to avoid it, and many reasons not to. In a recent commentary published in the Journal of Pediatrics, I outline considerations for pediatricians who may be advising parents regarding the gluten-free diet. Before eliminating all the gluten from your kids’ meals, here’s what you should know:

1. Gluten is not naturally toxic

Foods are composed of three basic elements: fat, carbohydrate, and protein. Gluten is a protein contained in wheat, rye and barley&mdashingredients which are common, especially in processed foods. In roughly 1% of adults and children, genetics plus gluten combine in ways that we do not completely understand to trigger a condition called celiac disease, which can damage the intestinal lining and lead to serious nutritional and gastrointestinal problems among other issues. For people with celiac disease, gluten es toxic and should be completely avoided in the diet.

However, in almost all children, gluten travels through the intestine without causing disease and will never lead to problems. To date, science has not shown that there is a toxin in gluten that makes it bad for our bodies. A balanced diet containing fresh fruits and vegetables, lean proteins, and a variety of carbohydrate sources is the best way for healthy children to stay healthy.

2. A gluten-free diet may not provide balanced nutrition for children

Gluten-free food is not the same as healthy food. Fruits and vegetables are naturally gluten-free and should be incorporated liberally into every child&rsquos diet. But a gluten-free cookie is still a cookie.

Many gluten-free substitutes for items such as breads and cookies are actually higher in fat and calories than gluten-containing varieties. Gluten-free items such as some cereals and breads may also not be nutrient fortified to the same degree as those with gluten. Folate and B-vitamins are often added to our usual starch staples, silently protecting people whose diets may not be very balanced from deficiency. Without these quiet sources of nutrition, vitamin deficiencies could develop.

A gluten-free diet is often fiber deficient. Fiber is important for gastrointestinal health, including maintaining regular bowel movements. Quite commonly, children who initiate a gluten-free diet become constipated. Increased consumption of rice, a common gluten substitute, may also expose children to more arsenic in their diets, as arsenic is frequently present in the earth where rice is grown.

Parents Newsletter

Growing bodies and brains require balanced nutrition. For those children who need a gluten-free diet, can be implemented safely and healthfully with the guidance of an experienced registered dietitian to help avoid all of these and other nutritional pitfalls.

3. A gluten-free diet may actually make it harder for doctors to tell if your child has celiac disease

Parents are wonderful detectives and some will be the first to identify that their child has an issue with gluten. But symptoms alone are insufficient to diagnose celiac disease or wheat allergy, the two conditions related to gluten and wheat that have been scientifically linked to disease in children. But a blood test for celiac disease cannot distinguish between a child who has celiac disease but is on a gluten-free diet and a child who never had celiac disease to begin with.

If you are concerned that your child may have a problem with gluten, speak to your child&rsquos doctor before banning it from your child&rsquos diet. A child with celiac disease needs special monitoring over time and their family members may need to be tested. Even if you plan to give the diet a try regardless of the test result, it is extremely important for your child and family&rsquos health to know why the diet is necessary.

4. A gluten-free diet is socially limiting and expensive

It’s not easy to be on a gluten-free diet as an adult, and it’s worse as a child. Most childhood activities revolve around food (think birthday parties, snack time and lunch in school, class trips, camp). For children who require this limited diet for long-term health, parents, schools, and the medical team work to make the child&rsquos experience in school and at home as easy as possible. But it is never De Verdad easy and most of the children I have treated for celiac disease would trade in their gluten-free diet in an instant if they knew gluten would not make them sick. Gluten-free children frequently feel different from their peers, and some worry that the diet may limit their future choices, like college and career. In addition, gluten-free foods are incredibly expensive and for many families the diet can be challenging to financially sustain in the long run.

If parents need or want a diet free of gluten, that is their choice. But there are significant reasons to think twice before imposing it on kids.


4 Reasons Why Your Kids Should Not Be Gluten Free

G luten-free products are increasingly popular, but they are not suitable for everyone. While a diet without gluten may work for adults, there are only a few reasons for children to avoid it, and many reasons not to. In a recent commentary published in the Journal of Pediatrics, I outline considerations for pediatricians who may be advising parents regarding the gluten-free diet. Before eliminating all the gluten from your kids’ meals, here’s what you should know:

1. Gluten is not naturally toxic

Foods are composed of three basic elements: fat, carbohydrate, and protein. Gluten is a protein contained in wheat, rye and barley&mdashingredients which are common, especially in processed foods. In roughly 1% of adults and children, genetics plus gluten combine in ways that we do not completely understand to trigger a condition called celiac disease, which can damage the intestinal lining and lead to serious nutritional and gastrointestinal problems among other issues. For people with celiac disease, gluten es toxic and should be completely avoided in the diet.

However, in almost all children, gluten travels through the intestine without causing disease and will never lead to problems. To date, science has not shown that there is a toxin in gluten that makes it bad for our bodies. A balanced diet containing fresh fruits and vegetables, lean proteins, and a variety of carbohydrate sources is the best way for healthy children to stay healthy.

2. A gluten-free diet may not provide balanced nutrition for children

Gluten-free food is not the same as healthy food. Fruits and vegetables are naturally gluten-free and should be incorporated liberally into every child&rsquos diet. But a gluten-free cookie is still a cookie.

Many gluten-free substitutes for items such as breads and cookies are actually higher in fat and calories than gluten-containing varieties. Gluten-free items such as some cereals and breads may also not be nutrient fortified to the same degree as those with gluten. Folate and B-vitamins are often added to our usual starch staples, silently protecting people whose diets may not be very balanced from deficiency. Without these quiet sources of nutrition, vitamin deficiencies could develop.

A gluten-free diet is often fiber deficient. Fiber is important for gastrointestinal health, including maintaining regular bowel movements. Quite commonly, children who initiate a gluten-free diet become constipated. Increased consumption of rice, a common gluten substitute, may also expose children to more arsenic in their diets, as arsenic is frequently present in the earth where rice is grown.

Parents Newsletter

Growing bodies and brains require balanced nutrition. For those children who need a gluten-free diet, can be implemented safely and healthfully with the guidance of an experienced registered dietitian to help avoid all of these and other nutritional pitfalls.

3. A gluten-free diet may actually make it harder for doctors to tell if your child has celiac disease

Parents are wonderful detectives and some will be the first to identify that their child has an issue with gluten. But symptoms alone are insufficient to diagnose celiac disease or wheat allergy, the two conditions related to gluten and wheat that have been scientifically linked to disease in children. But a blood test for celiac disease cannot distinguish between a child who has celiac disease but is on a gluten-free diet and a child who never had celiac disease to begin with.

If you are concerned that your child may have a problem with gluten, speak to your child&rsquos doctor before banning it from your child&rsquos diet. A child with celiac disease needs special monitoring over time and their family members may need to be tested. Even if you plan to give the diet a try regardless of the test result, it is extremely important for your child and family&rsquos health to know why the diet is necessary.

4. A gluten-free diet is socially limiting and expensive

It’s not easy to be on a gluten-free diet as an adult, and it’s worse as a child. Most childhood activities revolve around food (think birthday parties, snack time and lunch in school, class trips, camp). For children who require this limited diet for long-term health, parents, schools, and the medical team work to make the child&rsquos experience in school and at home as easy as possible. But it is never De Verdad easy and most of the children I have treated for celiac disease would trade in their gluten-free diet in an instant if they knew gluten would not make them sick. Gluten-free children frequently feel different from their peers, and some worry that the diet may limit their future choices, like college and career. In addition, gluten-free foods are incredibly expensive and for many families the diet can be challenging to financially sustain in the long run.

If parents need or want a diet free of gluten, that is their choice. But there are significant reasons to think twice before imposing it on kids.


4 Reasons Why Your Kids Should Not Be Gluten Free

G luten-free products are increasingly popular, but they are not suitable for everyone. While a diet without gluten may work for adults, there are only a few reasons for children to avoid it, and many reasons not to. In a recent commentary published in the Journal of Pediatrics, I outline considerations for pediatricians who may be advising parents regarding the gluten-free diet. Before eliminating all the gluten from your kids’ meals, here’s what you should know:

1. Gluten is not naturally toxic

Foods are composed of three basic elements: fat, carbohydrate, and protein. Gluten is a protein contained in wheat, rye and barley&mdashingredients which are common, especially in processed foods. In roughly 1% of adults and children, genetics plus gluten combine in ways that we do not completely understand to trigger a condition called celiac disease, which can damage the intestinal lining and lead to serious nutritional and gastrointestinal problems among other issues. For people with celiac disease, gluten es toxic and should be completely avoided in the diet.

However, in almost all children, gluten travels through the intestine without causing disease and will never lead to problems. To date, science has not shown that there is a toxin in gluten that makes it bad for our bodies. A balanced diet containing fresh fruits and vegetables, lean proteins, and a variety of carbohydrate sources is the best way for healthy children to stay healthy.

2. A gluten-free diet may not provide balanced nutrition for children

Gluten-free food is not the same as healthy food. Fruits and vegetables are naturally gluten-free and should be incorporated liberally into every child&rsquos diet. But a gluten-free cookie is still a cookie.

Many gluten-free substitutes for items such as breads and cookies are actually higher in fat and calories than gluten-containing varieties. Gluten-free items such as some cereals and breads may also not be nutrient fortified to the same degree as those with gluten. Folate and B-vitamins are often added to our usual starch staples, silently protecting people whose diets may not be very balanced from deficiency. Without these quiet sources of nutrition, vitamin deficiencies could develop.

A gluten-free diet is often fiber deficient. Fiber is important for gastrointestinal health, including maintaining regular bowel movements. Quite commonly, children who initiate a gluten-free diet become constipated. Increased consumption of rice, a common gluten substitute, may also expose children to more arsenic in their diets, as arsenic is frequently present in the earth where rice is grown.

Parents Newsletter

Growing bodies and brains require balanced nutrition. For those children who need a gluten-free diet, can be implemented safely and healthfully with the guidance of an experienced registered dietitian to help avoid all of these and other nutritional pitfalls.

3. A gluten-free diet may actually make it harder for doctors to tell if your child has celiac disease

Parents are wonderful detectives and some will be the first to identify that their child has an issue with gluten. But symptoms alone are insufficient to diagnose celiac disease or wheat allergy, the two conditions related to gluten and wheat that have been scientifically linked to disease in children. But a blood test for celiac disease cannot distinguish between a child who has celiac disease but is on a gluten-free diet and a child who never had celiac disease to begin with.

If you are concerned that your child may have a problem with gluten, speak to your child&rsquos doctor before banning it from your child&rsquos diet. A child with celiac disease needs special monitoring over time and their family members may need to be tested. Even if you plan to give the diet a try regardless of the test result, it is extremely important for your child and family&rsquos health to know why the diet is necessary.

4. A gluten-free diet is socially limiting and expensive

It’s not easy to be on a gluten-free diet as an adult, and it’s worse as a child. Most childhood activities revolve around food (think birthday parties, snack time and lunch in school, class trips, camp). For children who require this limited diet for long-term health, parents, schools, and the medical team work to make the child&rsquos experience in school and at home as easy as possible. But it is never De Verdad easy and most of the children I have treated for celiac disease would trade in their gluten-free diet in an instant if they knew gluten would not make them sick. Gluten-free children frequently feel different from their peers, and some worry that the diet may limit their future choices, like college and career. In addition, gluten-free foods are incredibly expensive and for many families the diet can be challenging to financially sustain in the long run.

If parents need or want a diet free of gluten, that is their choice. But there are significant reasons to think twice before imposing it on kids.


4 Reasons Why Your Kids Should Not Be Gluten Free

G luten-free products are increasingly popular, but they are not suitable for everyone. While a diet without gluten may work for adults, there are only a few reasons for children to avoid it, and many reasons not to. In a recent commentary published in the Journal of Pediatrics, I outline considerations for pediatricians who may be advising parents regarding the gluten-free diet. Before eliminating all the gluten from your kids’ meals, here’s what you should know:

1. Gluten is not naturally toxic

Foods are composed of three basic elements: fat, carbohydrate, and protein. Gluten is a protein contained in wheat, rye and barley&mdashingredients which are common, especially in processed foods. In roughly 1% of adults and children, genetics plus gluten combine in ways that we do not completely understand to trigger a condition called celiac disease, which can damage the intestinal lining and lead to serious nutritional and gastrointestinal problems among other issues. For people with celiac disease, gluten es toxic and should be completely avoided in the diet.

However, in almost all children, gluten travels through the intestine without causing disease and will never lead to problems. To date, science has not shown that there is a toxin in gluten that makes it bad for our bodies. A balanced diet containing fresh fruits and vegetables, lean proteins, and a variety of carbohydrate sources is the best way for healthy children to stay healthy.

2. A gluten-free diet may not provide balanced nutrition for children

Gluten-free food is not the same as healthy food. Fruits and vegetables are naturally gluten-free and should be incorporated liberally into every child&rsquos diet. But a gluten-free cookie is still a cookie.

Many gluten-free substitutes for items such as breads and cookies are actually higher in fat and calories than gluten-containing varieties. Gluten-free items such as some cereals and breads may also not be nutrient fortified to the same degree as those with gluten. Folate and B-vitamins are often added to our usual starch staples, silently protecting people whose diets may not be very balanced from deficiency. Without these quiet sources of nutrition, vitamin deficiencies could develop.

A gluten-free diet is often fiber deficient. Fiber is important for gastrointestinal health, including maintaining regular bowel movements. Quite commonly, children who initiate a gluten-free diet become constipated. Increased consumption of rice, a common gluten substitute, may also expose children to more arsenic in their diets, as arsenic is frequently present in the earth where rice is grown.

Parents Newsletter

Growing bodies and brains require balanced nutrition. For those children who need a gluten-free diet, can be implemented safely and healthfully with the guidance of an experienced registered dietitian to help avoid all of these and other nutritional pitfalls.

3. A gluten-free diet may actually make it harder for doctors to tell if your child has celiac disease

Parents are wonderful detectives and some will be the first to identify that their child has an issue with gluten. But symptoms alone are insufficient to diagnose celiac disease or wheat allergy, the two conditions related to gluten and wheat that have been scientifically linked to disease in children. But a blood test for celiac disease cannot distinguish between a child who has celiac disease but is on a gluten-free diet and a child who never had celiac disease to begin with.

If you are concerned that your child may have a problem with gluten, speak to your child&rsquos doctor before banning it from your child&rsquos diet. A child with celiac disease needs special monitoring over time and their family members may need to be tested. Even if you plan to give the diet a try regardless of the test result, it is extremely important for your child and family&rsquos health to know why the diet is necessary.

4. A gluten-free diet is socially limiting and expensive

It’s not easy to be on a gluten-free diet as an adult, and it’s worse as a child. Most childhood activities revolve around food (think birthday parties, snack time and lunch in school, class trips, camp). For children who require this limited diet for long-term health, parents, schools, and the medical team work to make the child&rsquos experience in school and at home as easy as possible. But it is never De Verdad easy and most of the children I have treated for celiac disease would trade in their gluten-free diet in an instant if they knew gluten would not make them sick. Gluten-free children frequently feel different from their peers, and some worry that the diet may limit their future choices, like college and career. In addition, gluten-free foods are incredibly expensive and for many families the diet can be challenging to financially sustain in the long run.

If parents need or want a diet free of gluten, that is their choice. But there are significant reasons to think twice before imposing it on kids.


Ver el vídeo: Presentacion CEA2013: Dieta SCD por GLORIE ACEVEDO